Miguel Méndez Rodulfo: Citgo ¿hay que venderla?

Miguel Méndez Rodulfo

Citgo es una empresa norteamericana, centenaria, con presencia global; hoy día es una propiedad venezolana fruto de la estrategia de internacionalización efectuada por Pdvsa en los años 80. Es notable destacar que para su adquisición no salió ni un céntimo de Venezuela. El capital para la compra de sus activos provino de financiamiento externo que se obtuvo dando como garantía los activos de Ruhr Oel y Nynas, así como de suministro petrolero a cambio de acciones. La compra de Citgo por Pdvsa obedeció a la necesidad de colocar los crudos pesados venezolanos, los cuales por su alto contenido de metales pesados no conseguían (y aún no consiguen) refinerías de conversión profunda para que los procesen y generen una cantidad adecuada de refinados y poco residual. Dada esta desventaja el precio de estos crudos en el mercado es inferior.

Al invertir en refinerías capacitadas para procesar esos crudos, Pdvsa elevó su valor como corporación energética, pues además de conseguirle salida a los crudos medianos y pesados (las reservas venezolanas están constituidas básicamente por estos crudos ya que la porción de crudo ligero tiende a disminuir dramáticamente) y de asegurar mercado, se zafó de la restricción de la cuota OPEP; de manera que las inversiones hechas en Citgo son las que han permitido a la nación apreciar los crudos venezolanos en el mercado. Por otra parte un negocio como este, de alta ingeniería financiera, no podía concretarse sino mediante la táctica ganar-ganar; así Pdvsa convino en establecer unos convenios de suministro de petróleo basados en una fórmula de manera que aseguraran descuentos en la orden de compra de Citgo en la época de vacas flacas y sobreprecios en la factura de venta de Pdvsa, en la época de vacas gordas. Este mecanismo funcionó perfectamente en el tiempo, permitiendo que la filial dispusiera de capital para realizar sus inversiones y completara su conversión a un eficiente complejo de refinación profunda.

Citgo Petroleum es un complejo que posee tres refinerías: Lake Charles en Louisiana, Corpus Christi en Texas y Lemont en Illinois; además tiene una en asociación con Lyondell Chemical en Houston. Posee además, tres oleoductos y 48 terminales de embarque. También es dueña de 13.000 estaciones de servicios. La Pdvsa roja rojita, vendió hace unos años Savannah en Georgia y Paulsboro en New Jersey, que eran parte de este complejo refinador. Al inicio de la compra de Citgo, para asegurar que sus planes de conversión, fueran un negocio rentable, hubo de hacerla competitiva, por lo que fue necesario dejar al frente de ella a un presidente norteamericano, con el conocimiento y las relaciones suficientes para sacar adelante al negocio, que se basa en ganancias marginales, pero que por su alto volumen asegura buenos dividendos, y sobre todo logra un mercado cautivo para el petróleo venezolano, permitiendo eludir la restricción de la cuota OPEP.

Citgo a lo largo de los años cumplió con creces los objetivos que se plantearon cuando se planificó su adquisición como parte de la política de internacionalizacion petrolera, de la que Pdvsa fue pionera mundial (Arabia Saudita, luego haría inversiones en USA): acceso seguro a un mercado internacional, colocación para los crudos pesados de la faja y generación de ganancias. Aunque el régimen en 2005 también tuvo intención de vender a Citgo, las circunstancias actuales que impulsan su venta no obedecen a otra cosa que a la necesidad imperiosa de tener flujo de caja. Este gobierno estrafalario, dilapidó las ingentes sumas que proveyó el petróleo para asegurar sus triunfos electorales mediante un reparto político abusivo y desproporcionado. Hoy las arcas fiscales están quebradas y el gobierno apela a la liquidación de activos estratégicos como Citgo, aunque ello ponga en serio peligro la venta futura del petróleo de la Faja Petrolífera del Orinoco.

Miguel Méndez Rodulfo