En Tiempo Real: En busca del Dakazo perdido por @carlosvalero08

thumbnailcarlosvaleroTranscurre aceleradamente el 2014 sin que se asome, así sea a lo lejos, un atisbo de mejoría en la crisis sistémica que padecemos los venezolanos. El ajuste que prometió Rafael Ramírez a la banca internacional pareciera hacer aguas en medio de las malas noticias traídas por todas las encuestas. Al parecer Maduro y su aliada incondicional, Cilia Flores, decidieron no arriesgar el poco capital político que aún le queda al heredero y en lugar de corregir los desequilibrios económicos, resolver las distorsiones del control de cambio y adoptar un modelo que sí resuelva las necesidades de los venezolanos, prefiere, infantil y peligrosamente, evitar que lo comparen con Pérez y afianzarse al legado de Fidel Castro.

¿Cuál es el costo para el PSUV y Maduro de no adelantar reformas en el aspecto económico? ¿Puede Maduro reeditar un nuevo Dakazo y con ello revertir el clima de opinión pública y resultar vencedor en las importantísimas elecciones legislativas del 2015? ¿Logrará detener el contrabando y la escasez con las capta huellas biométricas para todo el mundo? Estas son interrogantes que seguramente se hacen en el “alto mando político de la revolución”, en la sala situacional de Miraflores, los distintos gabinetes sectoriales y políticos y en el eje de poder que se ha construido entre Caracas y la Habana. El consenso expresado por Ramírez era precisamente distinto al anunciado por Maduro cuando habló de intensificar los controles y se contradijo en el tema del racionamiento electrónico, no olvidemos las declaraciones al respecto cuando Arias Cárdenas intentó usar el chip en el estado Zulia.

Algo muy raro está ocurriendo con el mecanismo de toma de decisiones del PSUV. Ramírez anuncia, como flamante vicepresidente del área económica, que el gobierno implementaría unas reformas mínimas para intentar salir de la crisis. Habló de reunificación cambiaria, revisión de algunos controles de precios, cambio en el perfil de la deuda, entre otros. Maduro lleva esta propuesta al Congreso del PSUV para obtener el consenso del partido, el cual logra. El plan suponía hacer los anuncios en medio de las vacaciones escolares para evitar bochinches por el efecto impopular de muchas de estas medidas. Pero oh sorpresa, Maduro y Cilia, en conversación de alcoba, piensan que ese costo es demasiado alto, que los economistas le están montando una trampa y que ellos, fieles a su origen marxista e irresponsable, harán todo lo contrario.

Imagino la conversación: -Nico, esos economistas no saben nada de política. Para ellos todo es equilibrios, balanza de pagos y números. Papi, deja esa vaina para después de las elecciones de la Asamblea Nacional, todavía hay margen con los militares. Aumentemos la distribución de comida en mercaditos móviles como recomendó el camarada Borrego. A lo que responde Maduro pensativo – Amada primera combatiente, la cosa es más compleja, recuerda que Cabello, el Alto mando de la revolución, Ramírez, el Congreso, los cubanos y los chinos nos recomiendan hacer los ajustes y con el tema de las elecciones del 2015, ya algo se nos ocurrirá, hmm pero… creo que como siempre tú tienes razón, a mi no me joden con ese paquete.

El camino elegido por Maduro solo tiene un destino. O rectifica o llevará al país a una crisis de abastecimiento tan grande que nos colocará al borde de un estallido social. El método de decisión de Maduro, obviando las instancias del partido, la postura de Ramírez, los análisis de la calificadora de riesgos del Banco Central Chino colocan a Nicolás en una delicada posición interna, puesto que si bien es cierto que la unidad entre la cúpula del PSUV ha sido clave para “superar” la transición, el temor de quien asume la presidencia para tomar decisiones puede hacer naufragar el proyecto de poder del PSUV. Maduro, cuando asume profundizar el comunismo de alpargatas, se está convirtiendo en el epicentro de la crisis. Dentro de pocos meses crisis y Maduro serán sinónimos. En la búsqueda esquizofrénica e irracional del Dakazo II, Maduro puede quedar como tequeño en sartén.

Les invito a interactuar por twitter a través de @carlosvalero08