Mafias de comercialización han acabado con Guayana

unnamed (1)
Cortesía

Lo que ha hecho que las empresas de Guayana ofrezcan saldos rojos desde el 2010 han sido las mafias de la comercialización de productos que allí están, mafias que no son de la oposición. Son de uniforme o rojas rojitas.

Francisco Sucre, dirigente regional de Voluntad Popular es quien hace el comentario y agrega que las empresas básicas siempre han sido administradas por el Estado pero desde hace cuatro años se han convertido en el reducto de todo tipo de negociados de gente que abusando de su condición de gobierno o de formar parte del partido de gobierno, cree que lo que allí producen los hombres y mujeres que dejan años de vida en ellas, les pertenece.

Siempre el Estado administró el hierro, el acero, el aluminio, la energía eléctrica, las briquetas, las pellas, siempre. Siempre hubo trabajadores en esas empresas. Siempre. Ahora hay un exceso de personal pero las empresas no producen porque son como una especie de infierno venezolano, cuando hay fuego no hay a quien quemar, advierte.

Si a todo eso agregamos que el modelo económico oficialista destruyó al pequeño y mediano empresario que actuaba como proveedor de las empresas básicas, lo que ocasionó el cierre de puestos de trabajo, puede explicarse entonces, la condición de postración en la que se encuentra Guayana, señala.

El reclamo

Francisco Sucre expresa que es muy difícil creerle al gobernador del estado Bolívar, Francisco Rangel Gómez, cuando dice que “él (el gobernador) trabaja desde hace 14 años por el progreso de Guayana, primero desde la CVG y luego desde la gobernación del estado porque Guayana ha ido muriendo de mengua. No quiero imaginarme dónde estaríamos si él no se preocupara por Bolívar”, acota.

En Voluntad Popular estamos convencidos que si Rangel Gómez fuera un líder verdadero estaría a la cabeza defendiendo los puestos de trabajo de nosotros los guayaneses, estaría peleando en Caracas por más inversión para las empresas de Guayana a fin de mejorar la calidad de vida de la familia guayanesa, “a la que él Rangel Gómez asegura defender”, sostiene Sucre.

Todos los días las calles del estado Bolívar, la entidad con más vocación industrial del país, se llenan de gente que protesta, que quema cauchos, que cierra vías, por un puesto de trabajo, por un mejor servicio de agua, más seguridad, mejor servicio eléctrico, mejores vías públicas. Todos los días del mundo, el guayanés sale a reclamar pero jamás “hemos visto al gobernador dar la cara a ese ciudadano que reclama, nunca. El sólo sabe salir en televisión, cosa que no nos molesta, pero quisiéramos que aprovechara esos 15 minutos de fama para hablar por sus vecinos, los habitantes de este estado que él gobierna desde hace 14 años”.

Concluye el dirigente regional de Voluntad Popular, haciendo un llamado a la gente para que utilice los canales democráticos con los que cuenta y les pide un poco más de paciencia porque la salida a esta crisis, pasa por un cambio de gobierno “y por la vía de los votos eso está cerca”. Nota de prensa.