Tiendas deberán habilitar cajas según su capacidad de venta

Foto Archivo
Foto Archivos

Al igual que todos los días, ayer,  las afueras del supermercado Sigo, en la entrada de Barcelona, amanecieron repletas que de consumidores que buscaban productos de la cesta básica, algunos para  el consumo diario y otros para la reventa, publica El Tiempo.

Se quejaban, gritaban y  hasta tuvieron  la intención de manifestar.  Los ánimos se calmaron tras la presencia del gobernador del estado Anzoátegui, Aristóbulo Istúriz. quien junto con el coordinador regional de la   Superintendencia Nacional para la Defensa de los Derechos Socio Económicos (Sundee),   Francisco Álvarez; el   comandante de la Zodi, general de división, Félix Manríquez Carreño;  y el alcalde de Bolívar, Guillermo Martínez, quien  realizó  una inspección en el establecimiento en el marco del plan “Eficiencia Mata Cola”.

El primer mandatario estadal afirmó que durante el recorrido  detectaron que el negocio estaba incurriendo en delitos penados por la  Ley de Precios Justos.

Explicó que de 20 cajas registradoras, sólo tenía en funcionamiento dos. De inmediato ordenaron la activación de todos los equipos,  lo  que permitió  descongestionar  las colas  de personas que querían comprar leche completa, harina precocida, café y azúcar.

Según el gobernador las   filas en los alrededores  de los comercios  además de causar malestar tienen un impacto político “que busca  generar el rumor de que hay desabastecimiento”.

Mencionó que en el marco del plan Eficiencia Mata Cola han sancionado cuatro supermercados en la zona norte de la entidad (Central Madeirense, Unicasa, Makro y Sigo), por  usar 50% o menos de los equipos de facturación.

Con relación a la red de Abastos Bicentenarios,  contra los que también hay quejas  por el cierre de  cajas registradoras, el mandatario regional aseguró  que  han realizado fiscalizaciones. No obstante aclaró que la red, adscrita al Estado,   venezolano está en proceso de recuperación de su infraestructura y equipamiento.