El tratamiento previsto en Inglaterra habría dejado a Ashya como un “vegetal”

FOTO GOGO LOBATO / AFP
FOTO GOGO LOBATO / AFP

El tratamiento previsto en Reino Unido para curar a Ashya King de su cáncer cerebral habría convertido al niño en un “vegetal”, dijo este miércoles su padre, Brett King, explicando los motivos de su marcha de Inglaterra sin autorización médica.

“Los médicos sabían que nos íbamos a ir pero no querían ayudarnos en nada”, explicó el padre en Sevilla, durante una escala en su trayecto hacia Málaga, donde está hospitalizado el pequeño desde que sus padres fueran detenidos el sábado en virtud de una orden emitida por la policía británica.

La retirada de esta orden el martes permitió la excarcelación de Brett King, de 51 años, y su esposa Naghemeh, de 45, de la prisión madrileña donde se encontraban.

De camino a Málaga, celebraron una corta rueda de prensa en el despacho de su abogado en Sevilla para explicar su versión del rocambolesco caso que ahora parece llegar a su fin.

“He venido aquí, a España, para vender mi casa para pagar el tratamiento privado para mi hijo”, dijo en español el padre.

Los médicos “en Inglaterra dijeron que no van a pagar por el tratamiento pero ellos sabían que yo iba a pagarlo cuando mi casa estuviera vendida”, insistió.

“La policía no sabía esto y nos persiguió, nos arrestó y nos dijo que éramos unos criminales” cuando “solo tenemos el interés de nuestro hijo y su bienestar” en la cabeza, lamentó.

“Estamos ahora mucho mejor que antes, en camino para ayudar a nuestro hijo”, indicó el padre del niño de cinco años.

En una segunda parte en inglés, el progenitor agradeció al primer ministro David Cameron por haberlos apoyado para que salieran de prisión.

“No pasó un solo minuto en prisión en que nuestros corazones se murieran por ver a Ashya”, dijo King.

“Mi mujer lloraba todo el tiempo en su celda. Yo iba a pedir cambiar de celda porque me preocupaba y la escuchaba llorar sin poder hacer nada”, añadió.

La pareja se llevó el jueves a Ashya de un hospital de Southampton, en el sur de Reino Unido, para que recibiera otro tratamiento en República Checa, dijo su abogado.

Al llegar a España para vender su casa, fueron detenidos por la policía. AFP