Mujeres: 15 explicaciones que NO tienes que dar a nadie, aunque creas lo contrario

Captura-de-pantalla-2014-09-08-a-las-9.32.35

Muchas decisiones que tomamos en la vida, desde lo que hacemos, cómo nos comportamos, y con quién nos relacionamos, están sujetas a preguntas y comentarios indiscretos de los que nos rodean. Parece que todo el mundo tiene una opinión sobre las cosas que hacemos, no importa cuán pequeño o insignificante esas cosas puedan parecernos, pero nuestros familiares, amigos e incluso extraños las cuestionan. Con información de Upsocl

A continuación 15 explicaciones que NO tienes que dar

1. No le debes a nadie una explicación sobre tu situación de vida.

Si estás viviendo con tu ex novio o ex novia, si te andas pasando de motel en motel por todo el país, o sigues viviendo con tus padres con más de veinte años, no tienes que darle explicaciones a nadie. Es tu decisión con quién vives y no tienes que explicarle a los demás si no deseas. Si eres plenamente consciente de tu situación de vida, entonces significa que tienes tus propias razones para esta dónde estás y no es un asunto de nadie más.

2. No le debes a nadie una explicación sobre tus prioridades en la vida.

Tu tienes tus propias ideas acerca de las cosas que hacen que tú y tus seres queridos estén cómodos y felices, y esto es tu principal prioridad. Como todos somos individuos únicos con diferentes valores, sueños y aspiraciones, tus prioridades básicas serán diferentes a las de cualquier otra persona. No le debes a nadie una explicación de lo que es para ti, tu prioridad principal en la vida. Ese es un asunto personal, de nadie más.

3. No le debes una disculpa a nadie si no lo sientes realmente.

Si no te arrepientes de tus acciones, crees que alguien está equivocado acerca de algo o no te preocupa mucho su perdón, entonces no tienes que pedir disculpas. Muchas personas son muy rápidas para ofrecer disculpas y tratar de reparar las heridas que aún no están listas para ser sanadas, lo que sólo sirve para agravarlas más y traer problemas. Realmente no tiene que pedir disculpas si no lo sientes o cuando tu versión de los hechos no ha sido escuchada.

4. No le debes a nadie una explicación por necesitar tiempo a solas.

Puedes preocuparte de quedar ante los demás como “grosero”, “anti-social” o “distante” al cancelar planes u otras obligaciones porque necesitas tiempo a solas para descansar o simplemente disfrutar de un buen libro por ti mismo. Sin embargo, pasar tiempo a solas es una práctica completamente normal, natural y necesaria que más personas deben adoptar. Tómate tu tiempo a solas con confianza.

5. No le debes a nadie un acuerdo sobre tus creencias personales.

Sólo porque alguien comparte sus creencias personales con pasión no significa que tu tengas que sentarte ahí y asentir con la cabeza en señal de aprobación a todo lo que diga. Si no compartes sus creencias, no es justo para ti ni para la otra persona, suprimir tus propios pensamientos y sentimientos, y fingir que estás de acuerdo con ellos. Está bien y es mejor no estar de acuerdo, en vez de sentirte atrapado por la desaprobación y por las frustraciones que la situación pueda conllevar.

6. No le debes un sí a todo lo que dice una persona.

Tienes derecho a decir que no cuando no hay ninguna razón de peso para decir que sí. De hecho, las personas más exitosas en el mundo son los que han dominado el arte de decir no a todo lo que no es una prioridad. Reconoce la bondad de otras personas y sé agradecido por ello, pero no tengas miedo a declinar cortésmente cualquier cosa que te aleje de tu foco, objetivos y prioridades básicas. Esta es la manera de salir adelante.

7. No le debes a nadie una explicación de tu apariencia física.

Puede que seas delgado, gordo, alto, bajo, guapo, plano, lo que sea, pero no tienes que darle explicaciones a nadie de por qué te ves como te ves. Tu aspecto físico es un asunto personal y las obligaciones las tienes sólo contigo mismo. La apariencia física no puede determinar tu valor propio.

8. No le debes a nadie una explicación por tus preferencias de alimentación.

Hay ciertos alimentos que simplemente no te gustan por diferentes razones, incluyendo preferencias de sabor y de salud. No tienes que explicarle a nadie en absoluto por qué prefieres ciertos alimentos, esto es muy personal. Si alguien te acosa acerca de por qué estás comiendo (o no comiendo) ciertos alimentos, dile que eso es lo que quieres para ti, y punto.

9. No le debes a nadie una explicación sobre tu vida sexual.

Mientras vuelves a estar en una relación con otra persona, no le debes una explicación de dónde, cuándo y cómo condujiste tu vida sexual. Puede ser que esperes hasta el matrimonio, puede que se trate de una sola noche o puede que siempre experimentes con los mismos encuentros sexuales porque te nace de corazón, pero en cualquiera de los casos no tienes que explicarle tus preferencias sexuales a nadie.

10. No le debes a nadie una explicación por la elección de tu carrera profesional y camino de vida.

A veces las circunstancias nos obligan a elegir entre el trabajo y “tener una vida.” La decisión no siempre es fácil y podrías terminar eligiendo el trabajo, no porque no te preocupe tu familia o tu vida social, sino porque estás trabajando en algo que te dará la seguridad en el futuro. Como sea la situación, no le debes a nadie una explicación por haber elegido que tu carrera esté por encima de tu vida personal (o viceversa), siempre y cuando tengas la certeza acerca de lo que está haciendo y por qué lo estás haciendo.

Para leer el resto de los puntos visita Upsocl