Las cifras del duro día a día de los venezolanos

(Foto Reuters)
(Foto Reuters)

 

El Banco Central reconoce una inflación interanual del 63,4%. El precio de los alimentos se dispara a más del 200% en los dos últimos años, según datos extraoficiales, publica abc.es

Ludmila Vinogradoff/ludmilavino / Corresponsal en Caracas/ABC de España

A pesar de tener las mayores reservas de petróleo del mundo, Venezuela sigue registrando los peores índices inflacionarios y de escasez de alimentos y medicinas. Después de varios meses de silencio, el Banco Central de Venezuela publicó el martes las cifras sobre la gestión económica. La inflación interanual se disparó en agosto al 63,4%, mientras que el acumulado en los últimos ocho meses es del 39%, según el informe del Banco Central de Venezuela.

Al mismo tiempo, la cifra extraoficial de la escasez de alimentos y medicinas también subió al 35% en agosto. El pasado febrero, el quinto país productor de petróleo del mundo sufría una escasez del 28%.

El Índice Nacional de Precios de Alimentos registró un incremento de 204,6% en los últimos 24 meses, según estimaciones del portal «Lapatilla», que se basó en las cifras del Banco Central. Este organismo informó sobre una subida del 3,9% de los precios al consumidor el pasado agosto.

El Banco Central no había publicado el indicador mensual de los precios desde el pasado mayo. Los detractores de Nicolás Maduro creen que el Gobierno ha intentado ocultar las pésimas cifras económicas, incluida la tasa de inflación más alta de Iberoamérica.

Excusas

A economistas como José Guerra -exgerente de Investigaciones Económicas del Banco Central de Venezuela- les indigna todavía más que esa institución justifique la inflación con una supuesta «guerra económica». «La variación intermensual del Índice Nacional de Precios del Consumidor (INPC) se desaceleró en agosto por tercer mes consecutivo, obteniéndose el registro más bajo entre los observados desde marzo», señala el Banco Central, que argumenta que en ese momento «los resultados del indicador comenzaron a verse afectados por la conflictividad política inducida por la guerra económica, que obstaculizó el normal desempeño de las actividades productivas y la distribución de los bienes esenciales que demanda la población venezolana».