Lester Toledo: La Maracaibo cumpleañera aún espera por sus mejores regalos

thumbnaillestertoledoEste 8 de septiembre Maracaibo celebró con una serie de eventos su cumpleaños número 485, desde que fue fundada por el alemán Ambrosio Alfinger en 1529. La Maracaibo de los “cepillaos”, del cafecito vespertino, del carrito “porpuesto”, de la basílica, el puente, el lago y un sinfín de iconos culturales, es una ciudad moderna, cosmopolita, pero aún con muchos requerimientos para ser una de las urbes más modernas, como lo son otras del ámbito caribeño.

Tenemos, ciertamente un bagaje cultural particular en todos los aspectos de la vida diaria. Una idiosincrasia que no sólo se evidencia en el “voseo”, la gaita, el regionalismo, el humor, la riqueza étnica, lo culinario, científico y hasta lo artístico.

Poseemos una geografía privilegiada que nos brinda una salida estratégica al Mar Caribe, que tan acertadamente aprovecharon navegantes comerciantes desde el siglo XVI, piratas, corsarios y todo los que se ubicaron en este importante cónclave de la boca del Golfo de Venezuela.

Pero sabemos que aún hay mucho por hacer en nuestra ciudad. Muchos sueños por cristalizar. Como marabinos soñamos con ver convertida a Maracaibo en un ejemplo de urbanismo, de seguridad, de convivencia ciudadana, de movilidad peatonal y vehicular. Una Maracaibo donde la convivencia sea más que satisfactoria, un ejemplo a seguir por otros conglomerados urbanos.

Quienes soñamos por una mejor Maracaibo vemos una urbe, más que con solo aspiraciones idílicas, con obras concretas que partan de la voluntad de su gente, pero especialmente de sus gobernantes.

Creemos, por ejemplo, que estamos en mora con un tratamiento eficaz de los desechos sólidos, como sucede en otras ciudades “verdes” latinoamericanas como Medellín, Manizales, Bogotá, Cali, Cartagena, Curitiba, Sao Paulo, Porto Alegre, Ciudad Juárez y otras que están comenzando a reciclar.

Para ello por supuesto que debe haber una campaña de concienciación ciudadana que no vemos desde hace mucho para emprender esta deuda social y también evitar que nuestros marabinos lancen desechos a las calles y cañadas.

Igual creemos que tenemos que desarrollar un sistema de transporte efectivo como lo tiene Bogotá con el Transmilenio, El Transantiago en Chile, el BRT (Bus Rapid Transit) en Curitiba, el sistema masivo de Quito, que brinde de manera rápida, masiva, cómoda y segura un servicio de movilidad urbana, con paradas confortables. Que el usuario no tenga que tomar hasta tres vehículos para ir al trabajo o llegar a su casa.

Otro aspecto importante es la seguridad. Hay que acrecentar los esfuerzos no sólo del municipio sino una interacción con los organismos del Estado para brindar mayor seguridad a las calles y puntos de mayor confluencia de personas. Cámaras de vigilancia, grupos de respuesta inmediata. Copiarnos, sin falsos rubores, modelos de otras latitudes donde existen zonas seguras, con sistemas avanzados en tecnología que pueden brindar tranquilidad a la ciudadanía.

Los parques de bolsillo con bibliotecas, miniteatros, cafés, cines en la calle, mini canchas deportivas, caminerías para el ejercicio, zonas de Wi-Fi libre donde la ciudadanía salga en pleno a reencontrarse como ciudadanos con seguridad garantizada deben ser una prioridad, especialmente al oeste de Maracaibo.

¿Es fácil? No. Se requiere obviamente de un presupuesto, un manejo honesto de los recursos. Urge el concurso y participación de empresas que deseen colaborar con aportes, gente con compromiso social, que le duela su ciudad. Funcionarios que compartan también estos espacios con la ciudadanía y que no se escondan tras el papeleo burocrático sino que se empeñen en seguir soñando cada día una mejor Maracaibo. Ese es nuestro sueño. Un sueño de una ciudad que sea ejemplo no sólo en el país, sino de Latinoamérica entera. Un sueño que parece difícil y sólo necesita de la participación de los que amamos esta ciudad.

@LesterToledo