Gobiernos contra economistas: Los casos de Hausmann y Schwartsman

Hausmann--Schwartsman980

La condición de “heredero” de Nicolás Maduro, lo ha llevado a moldearse y copiarse, de “seguir línea” en la manera de hacer política como la del fallecido Hugo Chávez, pasando además por la línea castro-comunista y finalmente tomando una que otras acciones de sus pares latinoamericanos.

En un artículo publicado por la revista brasileña, Veja, reseña cómo la crítica, la libertad de expresión y la independencia de los poderes son respetados ante una denuncia que realizó el Banco Central (BC) de Brasil contra uno de los economistas más mordaces del gobierno.

Alexandre Schwartsman, experto en economía y finanzas, ocupó la dirección del Banco Central durante tres años en el gobierno de Lula Da Silva. Sin embargo, recientemente la institución bancaria abrió una denuncia en su contra por considerar sus comentarios “ofensivos” tras dos publicaciones realizadas durante el presente año donde señaló que el BC “es subordinado y sometido a las determinaciones del Planalto (sede del poder ejecutivo del Gobierno Federal brasileño); al mismo tiempo que indicó que el BC hace un trabajo sucio y por tal motivo la incertidumbre aumentó”.

Para el Procurador General del BC estas declaraciones de Schwartsman resultaron “ofensivas” para la imagen de la institución, por tal motivo presentó la denuncia ante la justicia federal.

No obstante, el abogado Jair Jaloreto, sentenció que Schwartsman “jamás tuvo la intención de difamar a alguien o alguna institución (…) Solo expresó su opinión como experto en economía y finanzas basada en hechos y datos”.

Tras la exposición de la defensa de Schwartsman, la jueza federal rechazó dicha denuncia, pues consideró que las críticas realizadas “se mostraron bastante contundentes, por lo que es necesario resaltar que no sobrepasaron los límites de su ejercicio y libertad de expresión”.

Para Jaloreto la denuncia fue con carácter político con el fin de “intimidar las voces criticas” del Gobierno, por lo que destacó que “felizmente los poderes constituidos son independientes”.

Tal como sucedió en Brasil, Maduro aplicó la misma acción “legal” contra Ricardo Hausmann, ministro de Planificación en la década de 1990, quien escribió un artículo que generó escozor en el gobierno socialista y que Maduro alega que contribuyó a una caída en los precios de los bonos soberanos del país esta semana.

El pasado jueves, Maduro acusó a Ricardo Hausmann en televisión de ser el portavoz de una conspiración internacional contra su Gobierno. “He ordenado a la Procuraduría, y le he hablado a la fiscal para que iniciemos acciones porque usted (Hausmann) está metido en una campaña para hacerle daño a nuestra patria”, dijo.

Sí algo está claro, es que en Venezuela “la Dama de la Justicia” solo responde a los intereses de la élite socialista, donde hay una gran falta de independencia de los poderes, a diferencia de los resultados obtenidos en Brasil tras la acusación en contra de Schwartsman. En lo que se parecen los casos de Hausmann y Schwartsman es que tanto Maduro como Dilma Rouseff son intolerantes a las críticas, sobre todo si éstas están muy bien sustentadas.(lapatilla.com)

Anexo artículo de la revista Veja

Artículo de la revista brasileña Veja
Artículo de la revista brasileña Veja