Pasajeros varados en Margarita a merced de los gestores

GenteAeropuerto_dn

 

Antonio León, un relacionista público residenciado en Caracas, aseguró que los asientos disponibles a última hora son negociados por gestores que pasan por encima de los anotados en listas de espera, publica El Sol de Margarita.

“El pasaje cuesta 600 bolívares, pero si daba 1.600 bolívares me lo vendían y podía irme. Yo lo iba a pagar porque me encuentro esperando abordar un vuelo desde hace tres días en el aeropuerto, durmiendo y todo aquí, pero cuando busqué al hombre que estaba vendiendo el pasaje no lo conseguí”, dijo León.

GenteAeropuerto_c1

En las casi 72 horas que cumple León varado en el Aeropuerto Internacional del Caribe General en Jefe Santiago Mariño ha comprobado que ninguna aerolínea tiene pasaje hacia Maiquetía.

“La lista de espera no es una figura legal, es algo que hacen los pasajeros para organizarse, pero es algo que corre a riesgo de ellos, las aerolíneas no estaban obligadas a cumplir con esas listas porque se reservan el derecho de admisión”, dijo una fuente familiarizada con los procedimientos del Instituto Nacional de Aeronáutica Civil (INAC), que pidió no ser nombrado para no afectar su empleo.

Este jueves, el Sol De Margarita, publicó un reclamo similar al de León por parte de la usuaria de Conviasa, Antonieta Bozzo, ambos aseguran que los asientos desocupados a última hora, son asignados a viajeros que llegan a último minuto y que se valen de sus contactos en la aerolínea.

“Lo peor de esta situación es que estoy en un sitio donde no conozco a nadie y he tenido que dormir aquí, estoy exhausto”, dijo León.

“Si no hay cupos ¿cómo quieren que los monte? En temporada alta todos los vuelos salen llenos”, dijo el empleado de Conviasa, que por no estar autorizado pidió la reserva de su nombre.

El personal del INAC no verifica que los vuelos salgan llenos, se limita a asegurar que el vuelo salga a la hora programada.

Los pasajeros con reserva de boleto y que lleguen al menos 1 hora antes del cierre del vuelo tienen el derecho a reclamar a la aerolínea atención alimentaria o alojamiento en caso de retrasos o suspensión del viaje.

Los boletos seguirán estando válidos si su dueño no llega a tiempo para chequearse. Una fuente en Conviasa afirmó que los pasajeros que no pudieron abordar a tiempo su vuelo deberían tener prioridad en la asignación de asientos liberados antes del cierre del avión.