Detienen a un grupo de narcos que seguía operando en favela de Río de Janeiro

FOTOGALERIA-MUNDIAL

La Policía detuvo hoy a 26 supuestos integrantes de una banda de narcotraficantes que seguía operando en el Complexo do Alemao, un conjunto de favelas de Río de Janeiro recuperado por las autoridades en 2010 tras haber sido por décadas un fortín de pistoleros, informaron fuentes oficiales.

Las detenciones se realizaron durante un operativo destinado a desarticular la organización de narcotraficantes que se mantiene activa en el conjunto de barriadas pobres de esta ciudad brasileña, pese a que el mismo fue ocupado por la Policía.

La operación fue ejecutada por 300 policías y ordenada por un juez penal, que expidió órdenes de captura contra 41 integrantes de la banda tras ocho meses de investigaciones sobre este grupo, acusado de intentar desestabilizar el proceso de “pacificación” en el Complexo do Alemao.

Como “pacificación” se conoce a la política de seguridad pública del Gobierno regional de Río de Janeiro, que prevé la instalación de puestos permanentes de Policía y de servicios públicos en favelas antes controladas por bandas de narcotraficantes.

El Complexo do Alemao, con cerca de 40.000 habitantes, era considerado el principal fortín del Comando Vermelho, la mayor organización criminal de Río de Janeiro, hasta su “pacificación”.

El Ejército y la Policía tomaron el conjunto de barriadas el 28 de noviembre de 2010 con la ayuda de tanques, vehículos blindados y helicópteros, en una acción que no dejó ni muertos ni heridos porque los pistoleros huyeron antes de la operación.

Entre las personas detenidas este jueves, dos de las cuales portaban drogas y armas, destaca Edson Silva de Souza, acusado de ser el jefe de la organización que mantenía puestos de ventas de drogas en el conjunto de barriadas.

En la operación participaron agentes de la Subsecretaría de Inteligencia de la Secretaría de Seguridad Pública de Río de Janeiro y del Grupo de Apoyo al Combate al Crimen Organizado de la Fiscalía.

Según un comunicado de la Secretaría de Seguridad Pública, la organización venía promoviendo una serie de reacciones violentas, como ataques a puestos policiales e incendios de autobuses, frente a las operaciones de represión de la Policía.

En una de esas acciones, el 28 de abril pasado, un grupo de desconocidos incendió autobuses y otros vehículos que estaban estacionados en el patio de una de las Unidades de Policía Pacificadora (UPP) instalada en el Complexo do Alemao.

Según un comunicado del Ministerio Público, entre los líderes de la organización figuraban dos menores de edad que “tenían la función de recibir cargamentos de drogas y ofrecer seguridad armada en los puntos de venta de drogas, para lo que rechazaban con violencia cualquier actividad policial”.

La operación se produjo una semana después del enfrentamiento armado en el que murió Uanderson Manuel da Silva, comandante de la UPP Nova Brasilia, una de las favelas del Complexo do Alemao. EFE