Gobierno reprime para reactivar operaciones de Sidor

Foto Correo del Caroní
Foto Correo del Caroní

En un tercer intento para reactivar las acerías, el Gobierno utilizó todos sus recursos para presionar a los trabajadores a que desistieran de la protesta y aceptaran el contrato colectivo que, a un mes de su firma, no ha sido presentado legalmente a los sidoristas.

En el portón III de Sidor, por tercer día consecutivo, se instaló una alcabala del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin); el servicio de inteligencia irrumpió en la casa del trabajador Javier José Rodríguez y se le dijo a su familia que se le buscaba por “desestabilizar” al país; en las acerías de Palanquillas y Planchones desplegaron un contingente de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) y a los trabajadores que manifestaban en la planta se les amenazó con más calificaciones de despido.

La estrategia fue reforzada con una publicación en un medio regional en el que el viceministro del Trabajo, Elio Colmenares, dijo que no había posibilidad de reanudar la discusión del contrato y tampoco veía posibilidades de conciliación en el caso de las 13 calificaciones de despido solicitadas por Sidor.

Bajo ese panorama, la directiva procedió la tarde de este miércoles a drenar el horno 1 de la Acería de Planchones (que quedó afectado luego del improvisado arranque la noche del martes) y retomar las operaciones en el horno 6; los únicos que funcionan de los cuatro hornos de fusión.

Más información en Correo del Caroní