Criminalizar toda protesta: paso previo “justificador” para violar DDHH por @damianprat

thumbnaildamianprat

Los ejemplos podrían ser miles y casi diarios.  El gobierno en su afán totalitario, criminaliza todo lo que no sean aplausos y loas o cuando menos sumisión total.   Todo gesto crítico  se convierte en “un plan desestabilizador”.  Si es la acción opositora política, la cual es claramente legítima, es calificada de “un plan golpista”.  Si son críticas de los suyos también es criminalizada por “traición”.  Si los trabajadores de Sidor hartos de tantas violaciones a sus derechos inician un conflicto laboral, como sucedió hace un año, de inmediato el gobierno los criminaliza: “están pagados por la embajada de EEUU y son anarco-sindicalistas”.  Si los ferromineros advierten de un conflicto dada la actitud irresponsable del gobierno que no homologa el contrato colectivo firmado por empresa y sindicato hace tres meses, es “un plan guarimbero desestabilizador”. Si una comunidad popular, harta de sobrevivir sin un servicio medianamente regular de agua potable, toma unas calles en protesta, son “parte de un guión golpista”.

Incluso si la Unidad Democrática se propone con total legalidad constitucional y política ganar las elecciones parlamentarias, aparece el exmilitar diputado que fue parte de un fallido golpe militar hace 20 años, acusando a las organizaciones políticas de que eso es “un plan golpista para derrocar al gobierno”.  Por insólito que parezca, el mismo jerarca  rojo declara previamente que “nunca permitiremos que la oposición llegue al gobierno. Ni por las buenas ni por las malas”.

Cierto que de tanto abusar del “argumento”, han terminado por banalizarlo.  Solo los muy fanatizados lo repiten (aunque muchos solo lo hacen no porque lo crean verdadero sino por extremismo fanático) y la inmensa mayoría de sus partidarios ya están aburridos de la mentira.   Muchos de los suyos han terminado siendo víctimas de la criminalización cuando son ellos los que protestan o denuncian y ahora comprenden cuanto los engañaron y manipularon.  Lo mas grave es que autoridades de diversas instituciones del estado, que debían ser celosos garantes del estado de derecho, usan también la criminalización de la protesta como amenaza a la población.

Ese método de acción política totalitaria, al criminalizar y presentar como delictiva toda lucha social, toda protesta popular, todo conflicto de los trabajadores, toda manifestación de la juventud estudiantil e incluso hasta la actividad política y electoral de la oposición democrática y/o las críticas de los militantes chavistas descontentos,  es parte de un diseño:  se intenta fanatizar en el extremismo a los suyos, impidiendo que escuchen razones y quejas. Se pretende sembrar temor en la población para buscar la sumisión.  Trata de justificar, por adelantado, la represión y la violación de los DDHH “porque nos defendemos de un plan golpista”.   Todo en el afán totalitario. La obsesión por el poder absoluto.  Todo muy castrista.  Por insólito que parezca, en el Código Penal de Cuba  existen penas de cárcel para “conductas pre-delictivas”, es decir, aquellas que el gobierno juzga que la persona, aunque no haya cometido delito alguno, “podría cometerlo”. ¡Y reciben condenas!.

La criminalización ha sido usada, también y en exceso, para culpar a todo el mundo de las graves fallas del gobierno, de sus desastres, de sus fracasos.  Por ejemplo, el repetido cuento de la “guerra  económica” para tapar la causa real de la ruina de la economía causada por el “estatismo salvaje”, los controles corruptos, el burocratismo, el centralismo enfermizo que han acabado con la producción nacional, sobre todo en las estatales.  O los apagones, causados por “las iguanas y el sabotaje”. La escasez y las enormes colas “culpa de las cajeras de los supermercados”. O de “los empresarios” aunque tal escasez se manifieste peor en los productos donde hay monopolio o cuasi monopolio estatal como el cemento, las cabillas, azúcar, etc.  O “la sensación de inseguridad inventada por los medios”, para tratar de tapar la criminalidad. O la persecución a médicos por denunciar la enorme crisis del sistema de salud.

Sin embargo, los gobernantes de éstos años han usado la criminalización de todo y el cuento del “plan golpista” en formas incluso tan ridículas que van perdiendo su eficacia.  Recuerdo cuando en marzo de 2012 estuvieron en Caracas los expresidentes Ricardo Lagos (socialista democrático/ Chile),  Felipe González (socialista democrático /España)  y Fernando Cardoso (socialdemócrata /Brasil) para una conferencia (por cierto altamente interesante e inspiradora).  Llovieron las “alarmas” histéricas.  Por ejemplo:  “es un plan para que EEUU nos invada.  Ellos dan su conferencia. Eso desata un “plan desestabilizador” y ya está preparado el portaviones equis en Costa Rica”. Increíble que exista alguien escribiendo algo así.  Cosas como esa, que no son pocas, formarán parte de la pequeña historieta del bochorno que dentro de algunos años se recordarán en tertulias de chistes y recuerdos.   Como aquel viceministro que declaró en la prensa oficialista que “las fotos del Salto Ángel con poca agua (era durante una sequía) que muestran en las redes sociales, son un plan para derrocar a Chávez”.  ¿¿¡!??.   Ambos casos, citados en mi libro “Guayana: El milagro al revés” con los enlaces a las publicaciones donde se dieron.

TIPS  Leído en twitter.   1.-   @omarlugo  “Zarpazo al diario Tal Cual: Grupo Ultimas Noticias deja de imprimirlo y distribuirlo. “Razones políticas” dicen fuentes.  2.-  @daVinci1412 “@DiarioTalCual reducirá sus páginas de 24 a 16. El papel llega sólo hasta el 22 de octubre. La mordaza siglo XXI, censura al nuevo estilo.  3.-   @PubyConf  “Luis Pedro España: “El #INE tiene una cantidad de estudios pero los esconde, porque los resultados no sirven para la propaganda”.  4.-  @ChuoTorrealba  “Ciudadanos movilizados, partidos democráticos activando, líderes recorriendo el país, todos remando en una misma dirección, ESO ES! PALANTE!”   5.-   @cmrondon  “El Gobierno dijo que iba a pulverizar el dólar paralelo y lo único que pulverizaron fue nuestro modesto y sencillo bolívar”.   6.-   @Leonardo_Padron  “Cuántas cajas de Atamel cuesta una página entera de publicidad en The New York Times?”.  7.-  @ChuoTorrealba “En vez de enfrentar las epidemias, la inflación, la inseguridad y el caos de los servicios, el oficialismo se ocupa de mi… ¡Busquen oficio! “.   8.-   @ElaFerris  “En Venezuela hay mas balas que acetaminofen…” .