Isabel II busca un limpiador que quite chicles pegados en el piso y los muebles

(Foto Reuters)
(Foto Reuters)

 

La oferta de empleo en la web oficial del palacio de Buckingham desvela una sorprendente realidad: la reina Isabel II de Inglaterra necesita un empleado del hogar -hombre o mujer- en su residencia escocesa entre cuyas misiones figura ocuparse de despegar los chicles abandonados por visitantes desconsiderados, reseña AFP.

Aunque el principal destino del empleado sería el palacio escocés según el tabloide The Sun (que titula su información Bucking-gum palace, haciendo un juego de palabras con el término inglés de chicle, gum), también se espera que el empleado recoja chicles pegados en el suelo y los muebles de Buckingham Palace.

“Es alucinante lo que la gente en los Palacios Reales deje chicles. No esperaría que la gente masque chicle durante la visita y mucho menos que lo pegue en las antigüedades de valor incalculable o en los parqués”, asegura una fuente citada por el tabloide.

Un portavoz del palacio de Buckingham ha relativizado el alcance del problema, precisando que tal comportamiento está limitado a “una pequeña minoría de individuos” que dejan chicles en los palacios reales.

20.000 euros anuales

La descripción del trabajo real figura en la web www.royal.gov.uk y especifica que estaría remunerado con unas 15.912 libras anuales (20.428,27 euros) por una media jornada de 20 horas semanales. En empleado deber?? trabajar cuatro horas diarias cinco días variables a la semana (que pueden ser de lunes a domingo).

El Palacio de Holyrood, situado en Edimburgo, es a la vez la residencia oficial de la reina en el norte y una de las principales atracciones turísticas de Escocia, con una media anual de 250.000 visitantes. El empleado trabajaría tanto en la zona privada como pública del palacio.

“Tomándose con orgullo su trabajo y con atención al detalle, proporcionará un servicio irreprochable en todo lo que haga”, precisa el anuncio.

“Ocuparse de la retirada de los chicles en los apartamentos reales históricos detectados por los guardas” figura entre las 14 “obligaciones principales” de limpieza que realizará el empleado.

Las otras tareas consisten en limpiar los baños y apartamentos así como las escaleras (una vez por semana), sacar brillo a los jarrones, objetos de plata y mobiliario y hacer las camas y cubrir con una sábana protectora los muebles durante los periodos de cierre.

La oferta de empleo no exige experiencia y pide a sus candidatos “una flexibilidad en materia de horarios” durante las estancias de la Reina o los miembros de la familia real o en caso de recepción oficial.