Marina Silva rebate a Rousseff y eleva el tono para llegar a segunda vuelta

silva rousseff

La candidata Marina Silva rebatió de este nuevamente las críticas recibidas por parte de la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, y elevó el tono en su discurso de campaña para llegar a la disputa de una segunda vuelta electoral con la actual mandataria, que busca su reelección

“Falta de personalidad es venir a una comunidad como Paraisópolis y no cumplir con lo que se comprometió, como construir un hospital. Eso si es mentira”, declaró Silva a periodistas durante la visita a una de las mayores favelas de Sao Paulo.

La ambientalista recordó que en la campaña de las elecciones de 2010, Rousseff prometió la construcción de un hospital en ese barrio pobre de la mayor ciudad brasileña y la obra nunca se inició.

“La realidad no es la de la propaganda política en televisión, que es fantasiosa”, comentó.

Rousseff y Silva, que lideran en su orden el favoritismo para las elecciones del próximo domingo según las encuestas, han intensificado en los últimos días el cruce de acusaciones, uno de los más recientes en el que la mandataria y su campaña llamaron de “mentirosa” a la exministra de Medio Ambiente.

La gobernante manifestó que Silva mintió cuando dijo haber votado en su época de senadora en favor de un impuesto sobre los cheques para recaudar recursos para la salud, lo que fue desmentido por los propios registros del Congreso.

“No me venga a llamar de mentirosa. Mentira es quien dijo que no sabía que había robo en Petrobrás. Mentira es quien dijo que no sabe que está habiendo corrupción en este país. Mentira es prometer 6.000 guarderías y construir sólo 400. Lo que estoy diciendo aquí no es ninguna mentira contra la presidenta”, expresó Silva.

En su lucha por mantener la segunda posición el próximo domingo y avanzar a una segunda vuelta el día 26 con la favorita Rousseff, Silva arremetió contra las relaciones “contradictorias” de la mandataria con algunos políticos involucrados en escándalos de corrupción que forman parte de su equipo.

“Las compañías que la presidenta tiene con (los expresidentes) Fernando Collor y José Sarney, (el diputado, Paulo) Maluf y (el presidente del Senado) Renan Calheiros, entre tantos otros, son una contradicción muy profunda en el día de hoy”, ironizó la candidata del Partido Socialista Brasileño (PSB).

Silva evitó comentar los resultados de las últimas encuestas de intención de voto, en las que Rousseff repuntó y la ambientalista cedió el terreno que había conseguido a finales de agosto, cuando asumió la candidatura en el lugar del líder socialista Eduardo Campos, muerto en un accidente aéreo junto a otras seis personas.

“Ya estamos en la segunda vuelta. Lo que es un momento bueno para el convencimiento”, opinó la exsenadora sin profundizar en sus comentarios y sin hablar sobre el ascenso del socialdemócrata opositor Aecio Neves, tercero en los sondeos.

Lamentó, igualmente, la noticia de que algunos empleados de la estatal Correios están entregando publicidad de la candidata oficialista en horario de trabajo.

“Por eso estoy en contra de la reelección. Que es una forma de ganar la elección a cualquier costo”, puntualizó.

En la favela, Silva fue recibida por la Orquesta Filarmónica y el Ballet de Paraisópolis, instituciones de inclusión cultural de gran reconocimiento internacional y reafirmó su promesa junto al fallecido Campos, en julio pasado, de que en caso de ser elegida como presidenta, realizará su primera visita a esa comunidad. EFE