El dictador Kim Jong-un sigue a cargo del Gobierno, se lesionó una pierna

(Foto Reuters)
(Foto Reuters)

 

El líder norcoreano Kim Jong Un mantiene un control firme de su Gobierno, pero se lastimó una pierna al participar en un ejercicio militar, dijo una fuente con acceso a la dirección del país, minimizando las especulaciones sobre la salud del gobernante de 31 años de edad, reseña Reuters.

Los medios estatales de Corea del Norte, que usualmente reportan con gran detalle sobre las actividades de Kim, no han mencionado ninguna aparición pública desde que asistió a un concierto con su esposa el 3 de septiembre, y Kim estaba ausente el viernes en la cobertura inicial de un importante aniversario político.

En los dos años anteriores, Kim marcó el aniversario de la fundación del Partido de los Trabajadores de Corea del Norte con una visita después de la medianoche al mausoleo de Pyongyang donde están enterrados los cuerpos de su padre y su abuelo.

El año pasado, esa visita fue cubierta unas cuatro horas más tarde por la agencia estatal de noticias KCNA y por el diario Rodong Sinmun.

Al mediodía del viernes, no había reportes de KCNA de un evento en el mausoleo y un canal de televisión estatal no había emitido ningún nuevas imágenes del joven líder, ofreciendo en su lugar un documental sobre su padre y su abuelo.

La fuente con acceso a la dirección de Corea del Norte, que tiene estrechos vínculos con Pyongyang y Pekín, dijo el jueves que Kim se había lastimado la pierna mientras inspeccionaba unos ejercicios militares.

“Ordenó a todos los generales que participaran en simulacros y él también participó. Ellos estaban arrastrándose y corriendo y dando vueltas, y se lesionó un tendón”, dijo la fuente a Reuters bajo condición de anonimato.

“Se lesionó el tobillo y la rodilla a finales de agosto o principios de septiembre mientras hacia los ejercicios porque está con sobrepeso. Cojeó al principio, pero la lesión empeoró”, explicó la fuente.

Kim, quien ha subido rápidamente de peso desde que llegó al poder cuando su padre murió de un ataque al corazón en el 2011, había sido visto caminando con una cojera desde un evento con funcionarios importantes en julio, lo que implica que pudo haber agravado una lesión anterior.

Kim necesita alrededor de 100 días para recuperarse, dijo la fuente, cuya información no pudo ser verificada independientemente.

“Kim Jong Un está en control total”, aseguró la fuente.

La ausencia de Kim de eventos públicos ha avivado la especulación sobre su estado de salud y si pudo haber sido desplazado en una lucha de poder.

“Cuanto más tiempo permanezca fuera del ojo público, mayor incertidumbre habrá sobre él y el estado de su régimen” dijo Curtis Melvin, un investigador del Instituto Estados Unidos-Corea de la Escuela Johns Hopkins de Estudios Internacionales Avanzados en Washington.