El hampa se apodera del municipio Piar en Bolívar

 

Cansados de no ser atendidos por parte de los organismos policiales, los vecinos del sector 3 de Mayo, en el municipio Piar, alzaron su voz para protestar sobre la inseguridad reinante en dicho lugar, situación que al parecer no les importar a los funcionarios de seguridad por los constantes robos y hurtos en algunos hogares de esta comunidad que son denunciados y sin embargo, hacen caso omiso.

Indira Zamora/ Prensa de Guayana

Se pudo conocer por Maruja Campero, habitante de la calle La Ceiba, que recientemente un grupo de sujetos se introdujo en su hogar y cargó con varios artículos, “una vez que se marcharon como pude me desaté y de inmediato realice una llamada al número asignado por los cuadrantes, pero, nunca atendieron. Me comuniqué con los funcionarios del Dibise y me respondieron que no tenían tiempo para atender este caso”.

Alegó, que desde hace varios años esta comunidad se ha vuelto “zona roja”, en donde algunos vecinos han sido víctimas de atracos a mano armada, casas desvalijadas, además, después de las seis de la tarde, se aglomeran varios jóvenes en cualquier esquina del sector para poner en zozobra a las personas, “tenemos que permanecer con las puertas de nuestros hogares cerradas, y aun así, hemos sido el blanco de los antisociales”, resaltó Campero.

Mientras, Zoraida Zerpa, destacó, que los habitantes se sienten inseguros por la situación que se ha venido presentando en el lugar porque por la falta de seguridad han ocurrido robos, y sin que los organismos de seguridad presten el apoyo solicitado en numerosas ocasiones. “Nos encontramos inquietos, no sabemos cómo hacer para que los funcionarios policiales realicen patrullajes nocturnos por esta zona”.

“Los vecinos, están cansados de los amigos de lo ajeno, porque nos arrebatan lo poco que tenemos de esta manera, hago un llamado a los órganos de seguridad, que tomen en cuenta nuestras denuncias y solicitudes que son urgentes, a fin de poder estar más tranquilos al momento de salir o entrar a esta zona, al igual que en nuestros hogares”, insistió Zerpa.

Yelitza Martínez, “otras de las fallas, son las calles que están a oscuras. Los postes no cuentan con bombillos y permite la presencia de sujetos en medio de la oscuridad que se ponen al acecho de sus víctimas que los propios moradores de esta comunidad y que transiten por las arterias viales para luego robarlos. Señores de Corpoelec, los invito a trasladarse hasta este sitio y colaborarnos con las lámparas, al igual, el llamado es para los voceros del consejo comunal, formular un proyecto, solicitando tal beneficio a los organismos competentes”.