Ismael García: Aquí nadie se rinde

thumbnailismaelgarcia

Los gobiernos como el que hoy tenemos en Venezuela, que después de haber fracasado en todas sus políticas, a pesar de haber manejado cifras millonarias, y que toman el camino de la represalia, de la  persecución, de allanar inmunidades parlamentarias, de tratar de sacar alcaldes por la vía judicial, porque no pueden hacerlo con votos, tal y como pretenden hacerlo con Carlos Ocariz en Petare y Delson Guárate en Aragua, porque estos gobiernos al final de los tiempos para convertirse en más hegemónicos y autoritarios usan la fuerza y el abuso,  porque no tienen la fuerza del pueblo, y entonces, tratan de sembrar desesperanza en el pueblo y en los factores que deben trabajar para producir el cambio.

Sin duda alguna que en la Mesa de la Unidad Democrática, hemos pasado por momentos difíciles, de diferencias de criterios, de interpretaciones y de posiciones que nos han hecho mucho daño. Sin embargo, nos hemos mantenido unidos porque hemos entendido que juntos podemos vencer todos los obstáculos puestos en el camino democrático del país. La presencia de Chúo Torrealba como Secretario Ejecutivo de la Mud, sin duda alguna nos ha fortalecido y hemos logrado afianzarnos más en la relación con el pueblo, con sus problemas y sus necesidades. Es por ello que el gobierno ha hecho tanta alaraca con su incorporación. Del propio Presidente de la República hacia abajo,  lo descalificaron con los peores epítetos  e insultos, y ellos lo hacen porque después de haberlo perdido todo, incluso el  liderazgo y la credibilidad en el pueblo de a pie, porque este es un gobierno dirigido por mafias que se reparten el poder como una parcela que le toca a cada quien, y que ha llegado a la degradación moral de que  grupos violentos armados por ellos mismos, son los que deciden la vida de un ministro o de funcionarios de un cuerpo como el Cicpc. No obstante, sólo les queda el camino de sembrar desesperanza para que el pueblo sienta que por la vía del voto no va a lograr sus objetivos,  y yo alerto al país, que  ese es un plan bien orquestado por el gobierno, dirigido por gente que piensa y hace estas políticas como lo han hecho en Cuba durante décadas, pero la esperanza puede vencer todo mal y todo plan macabro.

A pesar de tantas trampas y argucias de este gobierno corrupto, yo les digo a los venezolanos, que sí hay esperanza, que hay un camino que tenemos que recorrer y que no es tan largo. En el  caso nuestro que desde el año 2007, decidimos confrontar esa visión hegemónica y autoritaria y que nos hemos mantenido firmes, que hemos sido víctimas de cualquier tipo de cosas, incluso hasta del despojo de las siglas de nuestro partido en el momento que lo hicieron, aquí nos mantenemos firmes y le decimos a los venezolanos que sí hay esperanzas.

El año que viene se va a elegir una Asamblea Nacional. Aquí están jugando a que venezolanos vean que el voto no vale nada, porque sacan a un alcalde,  a un diputado,  a pesar de ser electos por un mandato popular. El gobierno persigue como fin que la gente no vaya a votar. Ante esta estrategia, la unidad es fundamental y determinante, y por eso la tenemos que terminar de reconstruir, mucho más temprano que tarde, en los próximos días deben haber mayores señales. Es cierto y es verdad que todos los partidos tienen posiciones distintas, que creen en asambleas, en constituyentes y quienes creemos en el camino es la elección y ganar abrumadoramente la Asamblea Nacional, es cierto que todavía tenemos diferencias pero las tenemos que resolver porque el país es más importante que  nosotros, que el gobierno y que la oposición.

Es verdad que hoy tenemos un país con un panorama oscuro, tétrico, de desilusión que ha construido el gobierno para que la gente no vote. Repito, no podemos dejarnos desmotivar, tenemos ahora más que nunca tener claridad que la vía del voto es la salida. Por eso para poder poner las cosas en su  lugar, para que el país sepa la verdad, para que se pueda producir  incluso un recorte del mandato constitucional, es necesario tener una mayoría abrumadora sólida y contundente. Yo invito a que no nos dejemos meter en ese túnel oscuro del gobierno y que sepamos que se trata es de derrotar este gobierno y para eso  hay que trabajar para las elecciones parlamentarias del 2015.

Me niego a creer que el gobierno nos eche un cuento de una guerra económica, nos eche un cuento de que sólo el contrabando es responsable de la grave crisis política, económica, social y moral que hoy enfrentamos los venezolanos y que el pueblo crea este cuento. Aquí la gente  sabe que la  corrupción se llevó por los cachos, todos los dineros que eran para resolver los problemas esenciales y estructurales del país. Yo me niego a creer  que en los sectores populares nos conformemos con hacer una cola y cuando llegue un pote de leche nos alegremos con eso, que luego de siete días o más, que llegue el camión del gas lo aplaudamos, que nos acostumbremos a las colas; que los lunes veamos la lista fatal de muertes violentas en el país como algo normal. Yo me niego a creer que ese camino de  conformidad nos haga llegar  a una situación desesperanzadora. Es por ello que en las horas que vienen,  el liderazgo político de este país, tiene no sólo la tarea de reunificarse sino de decirle a Venezuela, aquí estamos,  juntos vamos a lograr el cambio y juntos vamos a lograr la mayoría del parlamento nacional. Arriba los pueblos que cultivan sueños y esperanzas para la patria digna, de progreso y de inclusión que nos merecemos.