Muere el presidente de Zambia, Michael Sata, conocido como “El Rey Cobra”

(Foto Reuters)
(Foto Reuters)

El presidente de Zambia, Michael Sata, falleció el martes en Londres a los 77 años, después de varios meses enfermo y apartado de la vida pública, lo que alimentó una feroz batalla para su sucesión al mando de este país productor de cobre.

“Con el corazón compungido les anuncio el deceso de nuestro querido presidente Michael Sata”, declaró el miércoles el secretario general del gobierno zambiano, Roland Msiska.

Tras pedir a sus compatriotas que guardaran la calma, Msiska precisó que Sata había muerto en el hospital londinense King Edward VII, una semana después de viajar a la capital británica para someterse a un tratamiento médico.

Desde hacía tiempo, corrían rumores que apuntaban a que Sata, en el poder desde 2011, se hallaba gravemente enfermo y no había sido visto en público desde que regresó de la Asamblea General de la ONU el mes pasado, donde no pudo dar su discurso.

“No estoy muerto”, dijo Sata el 19 de septiembre en el parlamento, en una rara aparición pública.

Pero pese a la negativa oficial de su enfermedad, los analistas aseguran que desde hace meses se produce una lucha de poder entre bambalinas para sucederlo en el cargo.

Según la Constitución, sería el vicepresidente del país, Guy Scott, quien debería haberlo sustituido de forma interina en caso de deceso, pero antes de partir, el mandatario había designado para ese cargo al ministro de Defensa, Edgar Lungu.

Ahora es de esperar una guerra abierta para hacerse con el poder al frente de este país rico en recursos naturales, tierras, bosques, agua, cobalto, esmeraldas y sobre todo cobre, que asegura el 70 % de los ingresos por exportaciones.

El país tuvo un sistema de partido único entre los años setenta y los noventa, pero desde entonces ha vivido dos alternancias políticas pacíficas.

Las próximas elecciones generales estaban previstas para 2016, pero tras la muerte del mandatario, deberán celebrarse comicios presidenciales en los próximos 90 días.

Sata había prometido una nueva Constitución durante su campaña, pero pese a ser redactada, nunca llegó a promulgarse.

– El “Rey Cobra” –

El ahora presidente interino podría convertirse en el candidato del Frente Patriótico, que llegó al poder en las pasadas elecciones con la victoria de Sata, pero no es el único.

Desde hace meses, las rivalidades han estallado en el seno del partido, mientras la oposición denunciaba un gobierno en “piloto automático” ante la ausencia de Sata, amante en otro tiempo de los baños de masas y excelente orador.

Sus seguidores lo veían como un hombre de acción, mientras que para sus críticos Sata, que había sido policía, sindicalista y taxidermista, era un líder populista y autoritario.

El dirigente, conocido como “Rey Cobra” por sus continuos ataques contra prensa, detractores e incluso aliados, había dirigido su última campaña precisamente contra quienes informaron sobre su enfermedad y sus “viajes de trabajo”, aparentemente para tratamiento médico.

Zambia, país de casi 15 millones de habitantes clasificado entre las potencias neo-emergentes, registra desde hace una década un crecimiento superior al 6 % y lleva una política de inspiración china.

Sin embargo, su dinámica economía y los jugosos ingresos provenientes del cobre no se han traducido en una reducción significativa de la pobreza y el paro, algo que Sata denunció en repetidas ocasiones cuando estaba en la oposición, antes de defraudar las expectativas de sus partidarios una vez que se hizo con el mando.

AFP