El futuro de Pablo Sandoval… ¿Se quedará con los Gigantes?

Pablo Sandoval

Si fue el último juego de Pablo Sandoval con los Gigantes de Francisco, tuvo un final de película.

Cuando Salvador Pérez bateó un elevado de foul por tercera base, cerca de la cueva de los Gigantes, el “Panda” Sandoval fue el encargado de atrapar la bola que decretó el tercer campeonato de los Gigantes en cinco años.

Al tenerla en su guante, el antesalista venezolano se tiró de espaldas sobre la gramilla, sí como un oso panda jugando con bambú. Sus compañeros que salían de la caseta tuvieron que levantarlo para llevárselo a la zona del montículo para la celebración en conjunto tras consumar la victoria 3-2 sobre los Reales de Kansas City en el séptimo juego de la Serie Mundial.

Y a la vista estaba un trío de fanáticos que vinieron a Kansas City para celebrar con sus máscaras gigantes de pandas, por el sobrenombre que se le conoce al venezolano.

“Amo a este equipo”, dijo Sandoval. “También a la afición. Pero ahora solo quiero celebrar, es un momento para celebrar”.
Madison Bumgarner acabó como el Jugador Más Valioso de la Serie Mundial, al echarse al hombro a los Gigantes con su soberbio desempeño en el montículo al ganar dos partidos, rescatar otro y firmar un promedio de efectividad de 0.43.

Pero Sandoval redondeó otra postemporada de ensueño, a la par de la que tuvo hace dos años al conseguir el galardón al Más Valioso del Clásico de Otoño que barrieron a Detroit en cuatro juegos, marcada por los tres jonrones que disparó en el primer duelo.

Terminó con un total de 26 hits, la mayor cantidad registrada para una sola postemporada en la historia, confirmándose como uno de los bateadores más productivos en el mes de octubre.

Agigantó su leyenda con un enorme desempeño en el séptimo juego, algo que se reflejó al anotar en el cuarto inning la carrera que a la postre fue la decisiva. Abrió el episodio con un sencillo al cuadro, avanzó a segunda con un hit de Hunter Pence y luego pasó de la intermedia a la tercera en un elevado de Brandon Belt al bosque izquierdo. Su pisa y corre fue una jugada de puro tesón, venciendo el tiro del jardinero Alex Gordon al deslizarse de cabeza en tercera. Anotó tras un hit de Michael Morse por el derecho.

Leer nota completa en Panorama