¿Publicidad o realmente es el peor hotel del mundo?

Foto ABC
Foto ABC

El Hans Brinker se «vende» como el peor hotel del mundo. Aunque la expresión tiene algo de exageración, de provocación publicitaria, este establecimiento admite tener graves carencias y malas costumbres convertidas en formas de promoción: «No tenemos piscina, servicio de habitaciones, transporte al aeropuerto, suite nupcial, ni gimnasio o spa, pero somos un hotel muy barato con un restaurante, bar y recepción 24 horas.

El hotel está a las afueras de Ámsterdam y está rodeado de una zona de ocio donde se pueden encontrar pubs, tiendas y restaurantes y a 10 minutos caminando del Museo Van Gogh. El alojamiento está pensado para alojar a mochileros con un presupuesto ajustado. Todas las habitaciones disponen de un baño privado y camas individuales tipo litera. Tiene una discoteca y hasta wifi gratuito en las zonas comunes.

En los comentarios de la web y en la propia página de este establecimiento se incide en sus deficiencias, un ardid publicitario para subrayar su mejor virtud, el precio. Dormir cuesta en torno a 20 euros (65 una habitación doble).

Más información en ABC