Ni en Píritu ni en Puerto Píritu huele a navidad

Foto: Carlos Reyes
Foto: Carlos Reyes

Pocos son los comercios que, hasta ahora, han sacado la mercancía de Navidad, tanto en Píritu como en Puerto Píritu. Diario El Tiempo

En ambas ciudades, ubicadas al oeste de la entidad, no se ob­serva el ambiente de las fiestas decembrinas, a diferencia de años anteriores, cuando para la fecha ya se podían ver vitrinas y locales llenos de adornos, arbolitos y un sinfín de detalles navideños.

Para Trinidad Aguana, pro­pietaria de un comercio ubica­do en las cercanías del casco central de Puerto Píritu, y quien vende ropa para dama, este año no habrá Navidad, pues asegura que la situación que atraviesa el país, tanto económica y de enfrentamientos políticos, “lo hacen imposible”.

“Muchos comerciantes hace­mos milagros para poder tener los negocios medianamente surtidos, yo prefiero traer un poco más de mercancía antes de comprar una flor de Navidad que ya cuesta 40 bolívares, mu­cho menos guirnaldas y luces, que están incomparables”.

UN ESFUERZO

A diferencia de Aguana, otro comerciante, de nombre Carlos Guzmán, dijo que este año pese al alto costo y problemas hará un sacrificio para adornar su tienda de variedades.

En un recorrido que hizo el equipo de El Mío se pudo ob­servar que en algunos centros comerciales ya comenzaron a decorar, otros, sin embargo, es­tán esperando por un adornito.

VECINOS

En las zonas residenciales tampoco se observa el ambiente navideño. No obstante, algunos vecinos ya pintaron la fachada de sus viviendas y otros están en pleno proceso.

Pocas son las decoraciones navideñas y los arbolitos que se aprecian en los hogares.

Según la vecina Linabel Mo­reno, muchas personas esperan que se acerque más la fecha para “medio decorar” con lo que quedó del año pasado.

“En mi caso, sólo tengo que comprar las luces del arbolito porque guardé todo de los años anteriores. Pero igual debo gastar un realero porque un pa­quete de luces buenas de 100 bombillos cuesta 300 bolívares y mi arbolito se lleva cuatro instalaciones”.

Dijo que se deben enfrentar las dificultades “teniendo siem­pre una buena cara y fe en que todo cambiará”, concluyó.