Arabia Saudita y Emiratos no presionarían por recorte de producción Opep

REUTERS/Lucy Nicholson
REUTERS/Lucy Nicholson

 

Los miembros de la OPEP, Arabia Saudita y Emiratos Arabes Unidos, dieron señales de que es poco probable que presionen por un cambio importante en la producción de petróleo del grupo durante su reunión del jueves, con el fin de apuntalar los precios que han caído en un tercio desde junio.

El ministro saudita de Petróleo, Ali al-Naimi, dijo el miércoles que espera que el mercado de crudo “finalmente se estabilice por sí solo” luego de que conversaciones con Rusia, que no forma parte de la OPEP, no resultaran en un compromiso de Moscú por abordar conjuntamente un exceso de oferta de petróleo.

La reunión del jueves de la Organización de Países Exportadores de Petróleo será una de las más cruciales en los últimos años, pues los precios del crudo se han desplomado a menos de 79 dólares por barril, debido a la bonanza de la producción de esquisto en Estados Unidos y a un crecimiento económico más lento en China y Europa.

Emiratos Árabes Unidos se alineó el miércoles con Naimi al decir que los precios del petróleo se estabilizarán pronto, al tiempo que elevó la presión a los productores fuera del cartel para que ayuden a equilibrar el mercado.

“No se trata de una crisis que requiere que entremos en pánico (…) Hemos visto (precios) mucho más bajos”, dijo a Reuters el ministro del Petróleo de EAU, Mohammed al-Mazroui.

“Creo que todos necesitan tener un rol en equilibrar al mercado, no la OPEP unilateralmente”, agregó.

El ministro de Petróleo de Irán, Bijan Zangeneh, dijo que algunos miembros de la OPEP -aunque no su país- se preparaban para una batalla por la participación en el mercado e insistió en que productores fuera del grupo necesitan participar en cualquier reducción de producción liderada por el grupo.

“Algunos miembros de la OPEP consideran que este es el momento en el que necesitamos defender la cuota de participación del mercado (…) todos los expertos en el mercado creen que tenemos un exceso de suministros y que el próximo año tendremos más sobreabastecimiento”, agregó.

Zangeneh dijo el miércoles que sostuvo una “excelente” reunión con su par de Arabia Saudita, Ali al-Naimi, y que sus posiciones estaban ahora “muy cerca”.

Reducir la producción unilateralmente significaría para la OPEP, que representa un tercio de la producción mundial de crudo, una mayor pérdida de participación de mercado frente a los productores de petróleo de esquisto en Norteamérica.

Si la OPEP decidiera no reducir y mantener los actuales niveles de producción, esto significaría una guerra de precios que los sauditas y otros productores del Golfo Pérsico podrían tolerar debido a sus grandes reservas de divisas. Otros miembros, como Venezuela, encontrarían esto mucho más difícil.

Entre los 12 países miembros de la OPEP, Venezuela e Irak han llamado a recortes de producción. Naimi no ha comentado sobre la decisión que tomaría el grupo.

“La arremetida del petróleo de esquisto de Norteamérica ha debilitado drásticamente la posición de la OPEP y reducido su cuota de mercado”, dijo Gary Ross, presidente ejecutivo de PIRA Energy Group.

El petróleo Brent se negociaba estable en 1320 GMT, por encima de 78 dólares por barril.

Rusia escéptica a recorte Opep

Rusia, que produce 10,5 millones de barriles de crudo por día (bpd), o un 11 por ciento del petróleo global, participó el martes de una reunión con Arabia Saudita, Venezuela y México, un importante productor que no es miembro de OPEP, en medio de indicaciones de que aceptaría un recorte en la producción.

La economía rusa está siendo afectada por la caída de los precios y por sanciones occidentales por su papel en la crisis de Ucrania.

Pero al finalizar la reunión el jefe de la petrolera estatal rusa Rosneft, Igor Sechin, dio un sorpresivo mensaje: el país no reducirá la producción, incluso si el precio del petróleo cae a 60 dólares por barril.

Sechin agregó que prevé que los precios bajos del petróleo hagan más daño a países productores con mayores costos, en una clara referencia a la bonanza de esquisto en Estados Unidos.

Muchos en la OPEP quedaron sorprendidos por la insinuación de Sechin de que Rusia, que necesita desesperadamente precios del crudo sobre 100 dólares por barril para equilibrar su presupuesto, está lista para una guerra de precios.

El ministro de Energía Alexander Novak dijo el miércoles que las compañías petroleras rusas producirían en el 2015 casi el mismo nivel que en el 2014.

Novak dijo a la prensa en Moscú que se muestra escéptico a que la OPEP decida el jueves reducir sus cuotas de producción.