Cobrar por las bolsas en los supermercados funciona y no solo porque seamos tacaños

Foto: Bolsas de Supermercado / cookingideas.es
Foto: Bolsas de Supermercado / cookingideas.es

El olvido suele ser frecuente. Bajar al súper para hacer la compra y justo al pasar el portillo metálico para agarrar el carrito, te acuerdas: te has dejado en casa las bolsas de rafia y vas a tener que desembolsar unos céntimos de más para llevarte a casa los bártulos.

Hace unos años esto no era un problema. De hecho, pocas grandes superficies cobraban por las bolsas de plástico, pero la conciencia por la ecología y el ahorro ha ido calando en tiendas y consumidores y, hoy, raro es el mercado en el que las bolsas salgan gratis. Son cinco céntimos, pero aparte de tener que pagar por algo que antes era gratis, en la conciencia de los consumidores se va haciendo fuerte la idea de que, si no se llevan las aparatosas bolsas de casa, están haciendo algo mal. Un tufillo de irresponsabilidad.

Los investigadores centran su estudio de campo en Buenos Aires, donde la medida de cobrar por las bolsas se implantó durante 2012 en diferentes momentos y no en todos los supermercados. Algo parecido a lo que ocurrió en España cuando hubo grandes superficies que lo hicieron por su cuenta y riesgo, y hubo comunidades autónomas que quisieron adoptar políticas verdes antes que otras.

 

Leer más en: cookingideas.es