Sector automotriz en el estado Bolívar está “por el suelo”

Foto: César Flores
Foto: César Flores


Anteriormente, las agencias de vehículos usados representaban una alternativa para la clase baja y clase media baja de la sociedad; puesto que, ofrecían una amplia gama de carros a costos más asequibles en comparación a los concesionarios. Sin embargo, en la actualidad la realidad es totalmente distinta. Hermilis Guerrero/ Nueva Prensa Guayana

La comercialización de automóviles usados, se convirtió en la única opción “viable” para obtener un carro en Venezuela, y su público meta pasó a ser el ciudadano de clase media alta y clase alta de la población.

Dificultad de obtención de divisas para importar autopartes e insumos, generaron que las ensambladoras de vehículos se mantengan con una producción menor a un 30% aproximadamente. Situación que trae como consecuencia la escasez de unidades cero kilómetro en Venezuela y el aumento descontrolado y “descabellado” de los precios de automóviles usados.

La carencia de billetes verdes, trae consigo todos los problemas en los sectores del país, dado que un 90% de lo que se utiliza en Venezuela es importado.

Chrysler, Ford, General Motors, Toyota, Iveco y Mitsubishi; son sólo algunas de las empresas automotrices que se encuentran con una mínima producción por los retrasos de asignación de divisas en el país.

Para el mes de julio del presente año, fueron ensamblados unos 7 mil vehículos, es decir, un 84% menos que en la misma temporada del 2013. Especialistas del área automotriz aseguraron que entre 2006 y 2013, el sector cayó un 58,2%.

Pronóstico incierto

El director de la Asociación de Concesionarios de la Hyundai en Venezuela, José Rosario Puleo, señaló que el sector automotriz se encuentra “por el suelo”.

En cuanto al pronóstico del sector en el 2015, el representante sostuvo que “sí para el próximo año continúan las mismas políticas implementadas por el Gobierno Nacional, el panorama para el 2015 no será alentador”.

Asimismo, el especialista manifestó que “sin licencia de importaciones no habrá carros”. Igualmente, Puleo contó que sí el petróleo continúa bajando, los dólares disminuirán y la posibilidad de que el sector automotriz se recupere será nulo. También, se conoció que la ensambladora Hyundai, paralizará completamente su producción.

Usados se “dispararon”

El comerciante de vehículos usados con más de 15 años de experiencia en el sector automotriz, Víctor Borthomierth, expresó que “la situación es insostenible. No hay carros y cuando se consiguen su costo es mayor al 700% de su valor real. Es una verdadera estafa para el pueblo venezolano”.

“Un Fiesta del año 2007, en diciembre costaba 180 mil bolívares, ahora el mismo carro cuesta en 780 mil bolívares”, aseguró el vendedor.

De igual modo, el vendedor comentó que hasta el 15 de diciembre estarán abiertas las puertas de su negocio; dado que al igual que muchos otros colegas, se verá en la necesidad de bajar santamarías por falta de vehículos y altos costos de los mismos.

Borthomierth, dijo que todas las marcas de carros se han incrementado más del 500% desde el 2013. “Es imposible que un guayanés adquiera un vehículo en la actualidad con los precios que se manejan en el mercado”.

También, dio a conocer que “él que tiene un carro y lo vende, después no va a encontrar que comprar, y sí consigue es mucho más viejo que el que vendió”.

Según vendedores, los precios de los vehículos usados se han “disparado” entre 500 y 600%, como consecuencia de la nula producción en las ensambladoras y la pobre oferta de vehículos nuevos.

Un carro Ford Fiesta de agencia, cuesta 550 mil bolívares, pero no se consigue con facilidad, está disponible en el mercado negro, pero en 2 millones. Mientras que un Aveo LT, debe valer 430 mil bolívares y es vendido en 1 millón 800 mil bolívares en la calle.

Funcionarios tienen prioridad

Algunos vendedores que se posan en distintas zonas de la región para promocionar sus vehículos, como por ejemplo en los alrededores del Centro Comercial Mamy, coincidieron en que solamente existe un pequeño grupo de la sociedad que tiene favoritismos al momento de tener un carro.

“El Gobierno sólo le esta dando carros a los integrantes de la Guardia Nacional, para que éstos en su mayoría los revendan y roben al pueblo”, opinó un vendedor quien prefirió mantenerse en el anonimato.

Igualmente, los comerciantes contaron que hay muchas agencias en la zona que mantienen sus unidades almacenadas en galpones clandestinos para luego ir vendiéndolos a mayores precios.

Los automóviles que ofrecen los concesionarios del estado, no superan los 200 mil bolívares, sin embargo son comercializados en el mercado negro en 650 mil bolívares como mínimo.

“Los dueños de concesionarios tienen un ‘chachullo’ con los de las agencias de vehículos usados. Sí bien es cierto que el ensamblaje de los vehículos es escaso, también se sabe que están llegando vehículos cero kilómetros y son ofrecidos a revendedores”, resaltó un comerciante.

En el recorrido, también se conoció que anteriormente, los vendedores “salían” de 4 a 5 carros, pero ahora logran vender un auto cada cinco meses.