Le destrozaron el cráneo a un indigente con una piedra cuando dormía

(foto Jorge Castellanos)
(foto Jorge Castellanos)

Un habitante de la calle fue asesinado cuando dormía, por personas aún no precisadas que le destrozaron la cabeza con una piedra, en instantes en que la víctima se encontraba acostada en una banca, en el parque Ríos Reyna, o mejor conocido como plaza de Los Enanitos. lanacion.com.ve / Pablo Eduardo Rodríguez

El cadáver del hombre, de unos 35 años de edad, tez morena, que vestía una camisa chemise,  azul claro, con rayas grises y zapatos negros,  fue hallado a las siete y media de la mañana de este martes por un transeúnte, quien notó que sobre una de las bancas se hallaba el cuerpo de una persona, con la cabeza semidestrozada.

El dantesco hallazgo llevó al testigo a denunciar el crimen a través de la línea de Emergencias 171, por lo que fueron alertados organismos policiales para constatar el suceso.

Funcionarios del eje de Homicidios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas se encargaron de efectuar las experticias concernientes a la recolección de evidencias, por lo que realizaron un barrido para buscar evidencias en la antigua sede donde funcionó el hospital José María Vargas, en la cual habitualmente se refugian indigentes de la calle para resguardarse del frío y la lluvia durante las horas nocturnas.

Junto al cuerpo del hombre, los investigadores encontraron una roca con rastros de sangre, con la cual aparentemente el homicida le dio muerte a la víctima, por lo que fue colectada por los investigadores como evidencia.

Al momento del hallazgo del cuerpo del hombre, los investigadores pudieron constatar que tenía varias horas de fallecido, por lo que presuntamente fue asesinado en horas de la madrugada del martes.

Comerciantes de la zona, así como algunos vendedores ambulantes que laboran en los alrededores de la plaza, declararon a los detectives que la víctima solía frecuentar ese lugar, donde acostumbraba a dormir o permanecer con otras personas.

La identidad del hombre no se pudo conocer inicialmente, motivado a que no tenía ningún tipo de documentación en su vestimenta, por lo que a través de pruebas de necrodactilia se conocerá muy posiblemente su nombre. El cadáver del infortunado fue trasladado a la morgue del Hospital Central para la necropsia de ley.