Mata a su amante y luego se da un tiro

(foto María Carlota Marval)
(foto María Carlota Marval)

Los celos y la desesperación enloquecieron a Rixon Patiño, de 40 años, esto lo llevó a terminar, por las malas, una relación amorosa de seis años. Hace un mes Jennys Isabel González Figueredo, de 40 años, tomó la decisión de separarse de quien fue su amor secreto. Ayer en horas de la mañana el hombre llegó hasta donde estaba su expareja con la plena intención de acabar con el desasosiego que le generaba el no estar a su lado. Le propinó al menos cuatro tiros y luego se disparó en la sien.  laverdad.com / María Carlota Marval

El hecho se registró en una venta de arepas, ubicada en la carretera J, a la altura del sector Nueva Rosa en Cabimas, propiedad de la víctima. La mujer estuvo durante horas a la espera de donantes de sangre, pero a las 7.50 de la noche, los médicos informaron sobre su fallecimiento.

Según el relato de su hija, Yemely Chávez, González se encontraba en el negocio desde la mañana. Llevó una compra de alimentos que usaría para cocinar el almuerzo junto a sus ayudantes y una de sus hijas. Justo a las 8.30 de la mañana y de manera inesperada llegó Patiño y sin mediar palabras sacó un arma de fuego con la que intentó acabar con la vida de la mujer, quien cayó tendida en un charco de sangre sobre el suelo de la cocina.

Segundos después los testigos escucharon una quinta detonación. Al salir se percataron del suicidio de Patiño. Afortunadamente quienes estaban con la mujer notaron, al auxiliarla, que aún tenía signos vitales y como pudieron la embarcaron en un taxi para trasladarla hasta la emergencia del Hospital General de Cabimas Adolfo D` Empaire. La víctima presentó dos heridas de entrada y salida por la espalda que al parecer le perforaron uno de los pulmones, un disparo en el hombro y otro en la cara.

Hombre violento 

Los parientes destacaron que desde que conocieron a Patiño, este demostró su actitud violenta y de celos hacia la víctima. “En varias oportunidades ella intentó separarse, pero él siempre la amenazaba con matarla o hacerle daño a uno de sus hijos y por eso mi mamá siempre lo mantuvo allí”,  relató su hija.

Aseguraron que en al menos tres oportunidades la mujer lo denunció por acoso. Sin embargo, esto no fue suficiente alegato para separarse hasta que González tomó la decisión de terminar la relación.

El hombre era casado y nunca se separó de su familia para formar una vida aparte con González y trabajaba como taxista. Jennys Isabel González Figueredo residía en el sector Brisas de San José en Cabimas y además de tener una venta de comida, era enfermera.

4 disparos recibió la mujer de quien fue su pareja durante seis años