Fiscalía acusó a cuatro personas más por el asesinato de Serra y María Herrera

VENEZUELA DECRETA DUELO Y PROMETE CASTIGO POR LA MUERTE DEL DIPUTADO CHAVISTA

El Ministerio Público acusó a Jaime Padilla, Yusmelys Meregote y las hermanas Neira y Nadis Anaya, por estar implicadas en la muerte del diputado ante la Asamblea Nacional, Robert Serra, y María Herrera, hecho ocurrido el 1 de octubre en la residencia del parlamentario, ubicada en La Pastora, municipio Libertador del Distrito Capital. Así lo publica lapágina del Ministerio Público

El subdirector de Investigaciones de Delitos Comunes, Juan Carlos Tabares y el fiscal 55º del Área Metropolitana de Caracas (AMC), Miguel Ángel Hernández, acusaron a Meregote y a Neira Anaya por ser cómplices no necesarias en los delitos de homicidio agravado y robo agravado en perjuicio del diputado.

Además se les acusó por el delito de homicidio calificado con alevosía, por motivo fútil y en la ejecución de un robo agravado contra María Herrera, adicionalmente fueron acusadas por ser coautoras en el delito de asociación para delinquir.

Asimismo, los representantes del Ministerio Público presentaron la acusación contra Jaime Padilla por ser coautor en los delitos antes mencionados.

Mientras que Nadis Anaya, fue acusada por los delitos de ocultamiento de armas de guerra en grado de autoría y asociación para delinquir.

Tales delitos se encuentran previstos en el Código Penal y en las leyes Orgánica contra la Delincuencia Organizada y Financiamiento al Terrorismo y en la Ley para el Desarme, Control de Armas y Municiones.

En la acusación presentada ante el Tribunal 9º de Control del AMC, los representantes del Ministerio Público solicitaron la admisión de la acusación, el enjuiciamiento de Padilla, Meregote y las hermanas Anaya; y que se mantenga la privativa de libertad contra las cuatro personas, quienes permanecen recluidas en la sede del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional, situada en El Helicoide.
Por este mismo caso están acusados Danny Salinas, Wuadyd Pacheco, Eduwin José Torres Camacho, Carlos Enrique García Martínez, Erick Romero y Raidel Espinoza.

Con relación a Leiver Padilla Mendoza, quien fue aprehendido en Cartagena de Indias, Colombia, el 2 de noviembre, se está a la espera de su extradición.

Van diez

La Fiscalía venezolana acusó hoy a cuatro nuevas personas por su supuesta relación con la muerte del diputado chavista Robert Serra y su asistente María Herrera, un crimen que, según las autoridades locales, tiene motivos políticos, reseñó EFE.

Con Jaime Padilla, Yusmelys Meregote y las hermanas Neira y Nadis Anaya son ya diez los imputados.

Neira Anaya y Meregote fueron acusadas “por ser cómplices no necesarias en los delitos de homicidio y robo agravado” en perjuicio de Serra, según un comunicado del Ministerio Público.

Además, se les acusó por la supuesta comisión del delito de homicidio calificado con alevosía, por motivo fútil y robo agravado contra Herrera, y asociación para delinquir.

Por su parte, Jaime Padilla fue acusado de ser “coautor” en los delitos antes mencionados.

Nadis Anaya fue acusada de los delitos de “ocultamiento de armas de guerra en grado de autoría y asociación para delinquir”.

Otras seis personas se encuentran acusadas por este crimen que, según las investigaciones preliminares, tuvo al menos a ocho autores materiales.

La Fiscalía solicitó que todos los acusados permanezcan privados de libertad en la sede de los Servicios Bolivarianos de Inteligencia (Sebin).

Venezuela está a la espera de la extradición de Leiver Padilla Mendoza, alias “El Colombia”, señalado por el Gobierno de Nicolás Maduro como el cabecilla de una banda de ocho hombres que cometió el delito en contra del parlamentario, y que fue detenido en Cartagena el pasado 2 de septiembre.

Serra fue asesinado en su residencia junto a su asistente el pasado 1 de octubre, un crimen en el que, según Maduro, está involucrada “la ultraderecha venezolana”.

Al inicio de las investigaciones, el mandatario venezolano acusó al expresidente colombiano Álvaro Uribe y a “criminales” protegidos por el Gobierno de Estados Unidos de ser los autores intelectuales del homicidio por el que, aseguró, se pagaron 500.000 dólares.

Sin embargo, en unas declaraciones más recientes de las autoridades venezolanas no se han realizado acusaciones formales ni directas al expresidente colombiano. EFE