Tamara Suju Roa: Otra vez la Navidad con presos políticos

Tamara Suju RoaHe escrito en las redes sociales pidiendo a los venezolanos no iniciar la campaña “Una Navidad Sin Presos Políticos” y lo hago consciente de que puede parecer antipático para quienes no conocen todo lo que se vive en el entorno de cada uno de ellos.   Año tras año, desde la chucuta amnistía del 2007, hemos hecho en estas fechas campañas fuertes y quienes defienden y se solidarizan con ésta causa acuden a reuniones, concentraciones, misas, y esas familias, padres, madres, hijos, tíos, abuelos, amigos, novios  y novias de los presos políticos se llenan  de esperanza, pensando que tal vez haya una luz al final del túnel y que alguno de los injustamente encarcelados podría entrar en la lista de indultos o quizás podría aprobase otra Ley de Amnistía.

He sido testigo de la ansiedad en la cara de los niños cuando piensan que su padre podría salir en diciembre, de la medio sonrisa dibujada en el rostro de las madres cuando acuden a reuniones en donde las pancartas piden “Una Navidad sin presos políticos”.  Pero también, he visto las caras de todos ellos cuando llega Enero, y esa silla en la mesa, ese asiento en la sala y ese espacio en la cama, se quedó vacío.

Creo que todos conocemos la naturaleza del régimen. Lo cruel e inhumano que pueden ser. La pudimos ver este año muy claramente. Además, la lista de presos políticos creció, y se suman a los Policías Metropolitanos y a los Guevara, los estudiantes y activistas de Derechos Humanos,  los Alcaldes Daniel Ceballos y Enzo Scarano, los miembros de la sociedad civil que exigían sus derechos en las protestas sociales, nuestro colaborador de Foro Penal Marcelo Crovato, el líder fundador de Voluntad Popular Leopoldo López y  los militares acusados de estar presuntamente conspirando.  Pero también debemos sumar las 1922 personas que tienen procedimientos penales abiertos, los nuevos perseguidos con prohibición de salida del país y los nuevos exiliados.

Es decir estimados lectores, después de 7 años, 5 proyectos de Amnistía, peticiones expresas del Clero y de la Santa Sede, peticiones de Presidentes, Personalidades, Parlamentos, Organizaciones Internacionales, entre otros,  a los que el gobierno venezolano ha hecho caso omiso, ¿creen ustedes que por el mero hecho de ser Navidad el gobierno de Maduro se va a compadecer?

No estimados lectores. Y el “no” es precisamente por la naturaleza del régimen. Ellos no quieren reconciliación ni paz social, ni propiciar el inicio del cese de la confrontación entre compatriotas. Mantener la división y la instigación al odio, la discriminación y la persecución, es la forma en como maximizan el control y minimizan la capacidad de la gente en reaccionar. La confrontación es parte del juego. El acoso que tienen con sus seguidores también.  Y el tema de los presos políticos en esta época, les encanta, porque mientras la oposición democrática se enfoca en resaltarlo, se distrae la opinión pública, y el régimen juega callado a mantenernos en vilo, expectantes, día tras día, hasta que llega Enero.

Es por esto que me parece cruel para los presos políticos y sus familias  que sea precisamente en ésta época que se resalte el tema y no exigir como deberíamos  hacerlo, todos los días del año, de forma contundente, con la misma intensidad y la misma solidaridad. El gobierno no los va a liberar por ser Navidad.  Ellos, les robaron la Navidad a muchos venezolanos desde hace más de una década. En lo particular ya no he podido disfrutar de una cena navideña sin pensar en las esposas o niños de los injustamente encarcelados o perseguidos, o de quienes están en el exilio sin sus seres queridos o de aquellos que han perdido la vida, víctimas de la violencia política existente en el país.   Mi pensamiento siempre se ha entristecido al imaginar como quedarán de lado y lado, presos y familiares, cuando a las 5 o 6 de la tarde, los hacen salir de la visita y las rejas vuelven a sonar con ese ruido ensordecedor metálico.  ¿Lo ha pensado usted?

Debo recalcar que 8 presos políticos tienen más de 10 años tras las rejas y a ellos se les ha negado lo que está escrito en la Ley cuando se tiene parte de la pena cumplida. Es una vergüenza lo que sucede con estos casos! ¿Más crueldad?  Que este régimen siga hablando de “la suprema felicidad del pueblo” mientras torturan física y psicológicamente a quienes están en esas cárceles en donde hablar de Derechos Humanos es una utopía y la crueldad y la maldad la norma.   Hoy quiero hacerle llegar un abrazo a quienes este año estarán del otro lado de las rejas en Navidad, por defender nuestros derechos, por defender sus ideales y por haber caído injustamente en esa cloaca a la que llaman “justicia” en Venezuela.    Los venezolanos queremos además de una Venezuela sin presos y perseguidos políticos, un país que nos brinde seguridad, donde reine la cultura de Paz, de Justicia e Igualdad,  de bienestar social, de progreso y todos tengamos las mismas oportunidades.

@Tamara_Suju