Varios rehenes salen corriendo de la cafetería tomada en Sídney

A hostage runs towards a police officer outside Lindt cafe, where other hostages are being held, in Martin Place in central Sydne

Un atacante armado mantenía un número indeterminado de rehenes el lunes en el interior de una cafetería en el centro de Sídney, dijo la policía australiana, y canales de televisión locales mostraron a algunos de ellos sosteniendo una bandera negra con caracteres árabes en blanco en la ventana, reseña Reuters.

 

El primer ministro Tony Abbott, quien había advertido de planes de milicianos para atacar blancos en Australia, dijo que había indicios de que la situación de los rehenes en el Café Lindt tenía motivaciones políticas.

“Este es un incidente muy perturbador. Puedo entender las preocupaciones y ansiedades de la gente de Australia”, dijo Abbott a la prensa en Canberra, sin proporcionar ninguna información sobre el asedio en curso.

Australia, que ha respaldado a Estados Unidos en sus acciones contra el Estado Islámico en Siria e Irak, está en estado de alerta máxima por posibles ataques de musulmanes radicalizados o de combatientes que retornan de Oriente Próximo.

Varios rehenes salieron corriendo de la cafetería, ubicada en la ciudad más grande de Australia, según un testigo de Reuters en el lugar.

Las dos últimas fueron dos mujeres que usaban delantales que indicaban que eran empleadas de la cafetería. Tres hombres salieron antes de la cafetería.

No está claro si los rehenes fueron liberados por el hombre armado o si escaparon.

La policía, que están hablando con los tres hombres para recopilar información sobre lo que está sucediendo en el interior del recinto, rechazó especificar cuántos rehenes permanecen en la cafetería.

La policía no ha tenido ningún contacto directo con el secuestrador, dijo Andrew Scipione, comisionado de la policía del estado de Nueva Gales del Sur.

“Nos hemos movido a una posición que sería consistente con un acto terrorista”, dijo Scipione a la prensa en Sídney.

Un ejecutivo de Lindt Australia dijo que había alrededor de 10 empleados trabajando en la cafetería, dijo la cadena de televisión Sky Business.

El consejero delegado Steve Loane también dijo que había “probablemente 30 clientes” en la cafetería, según Sky Business, aunque Loane enfatizó a otro medio de comunicación que esta cifra sólo era una suposición.

El drama de los rehenes llevó a la evacuación de los edificios cercanos en el distrito comercial del centro de Sídney y envió ondas de choque en un país donde muchas personas han comenzado a poner su atención en la temporada navideña.

En septiembre, la policía antiterrorista australiana dijo que había frustrado un complot inminente para decapitar a una persona elegida al azar, y días más tarde un adolescente en Melbourne murió baleado después de atacar a dos agentes antiterroristas con un cuchillo.

EVACUACIÓN POR ESCALERA

Decenas de policías fuertemente armados rodearon la cafetería en Martin Place a media mañana. En el área se ubica la sede del Banco de Reserva de Australia, bancos comerciales y está cerca del Parlamento del estado de Nueva Gales del Sur.

La cafetería está frente de un estudio de televisión comercial e imágenes mostraron a varias personas paradas en el interior del local, con las manos apoyadas contra las ventanas.

Fotos mostraron una bandera similar a las utilizadas por los milicianos del Estado Islámico en Irak y Siria que parecía ser sostenida por un miembro del personal y otra mujer.

Un par de cientos de personas en las cercanías estaban siendo frenados por cordones policiales y un equipo SWAT de la policía y una unidad del cuerpo de bomberos se encontraban en el lugar, dijo un testigo de Reuters.

Varias horas después de que comenzó el sitio, la policía removió a cerca de 20 docenas de personas de un edificio frente a la cafetería. Otras personas fueron evacuadas del edificio encima de la cafetería por una escalera, mostraron las imágenes de televisión.

El Banco de la Reserva de Australia dijo que su personal estaba a resguardo dentro del edificio.

El cercano consulado de Estados Unidos también fue evacuado, según un portavoz de la embajada, junto a la Ópera de Sídney.