Eurocámara condena rotundamente persecución política en Venezuela

 

(Foto Reuters)
(Foto Reuters)

 

 

El Parlamento Europeo adoptó este jueves una resolución en la que “condena rotundamente” la “persecución” política en Venezuela, así como la “represión” de la oposición, el uso de la violencia y el encarcelamiento de manifestantes y pide a Caracas que respete la independencia judicial y los derechos humanos.

La resolución, impulsada por los conservadores del Partido Popular Europeo (PPE) obtuvo el respaldo del grupo socialista, los liberales de ALDE y el grupo de los conservadores y reformistas ECR.

En total, la resolución que no es vinculante pero expresa un reclamo político para que el Consejo Europeo, que representa a los 28 países miembros, actúe, sumó 476 votos, 109 en contra y 49 abstenciones.

En ella, los eurodiputados piden a la Unión Europea, a los Estados miembros y a la jefa de la diplomacia que “pidan la liberación inmediata de los manifestantes que hayan sido detenidos arbitrariamente” en Venezuela y desarme y disuelva “inmediatamente los grupos armados progubernamentales”.

El Parlamento Europeo, que adoptó desde 2007 siete resoluciones sobre la situación en Venezuela, se alarma en esta última por la “persecución política” y pide además a las autoridades venezolanas “que desarmen y disuelvan inmediatamente a las asociaciones y los grupos armados descontrolados progubernamentales, y que pongan fin a su impunidad”.

“La libertad de expresión y el derecho a participar en manifestaciones pacíficas son elementos fundamentales de la democracia y están reconocidos en la Constitución venezolana”, subraya la resolución.

“Las cosas han llegado muy lejos” en Venezuela, señaló en un debate del pleno antes del voto el eurodiputado del PPE Luis de Grandes Pascual, destacando la importancia de que “cuatro grupos políticos hayan consensuado una resolución tan contundente en términos de descalificación de una actuación política como la del (presidente Nicolás) Maduro”.

“La situación ha empeorado en Venezuela” desde la elección de Maduro en 2013, observó el socialista Josef Weidenholzer dando cuenta de “encarcelamientos cotidianos, de los cuales el de (el opositor) Leopoldo López es el más flagrante”.

López, líder del partido Voluntad Popular, se encuentra detenido desde febrero, acusado de incitar a la violencia durante la ola de protestas contra la inseguridad y la crisis económica desatadas ese mes y que dejó un saldo de 43 muertos y cientos de heridos.

La resolución adoptada este jueves señala que desde su detención López “padeció torturas físicas y psicológicas”, lamenta también los casos de los alcaldes de la oposición “Daniel Ceballos y Vicencio Scarano, así como el inspector de policía Salvatore Lucchese, que han sido detenidos por no haber logrado poner fin a las protestas y la rebelión civil en sus ciudades, y condenados a varios años de prisión”.

Lamenta asimismo que “los congresistas de la oposición Juan Carlos Caldera, Ismael García y Richard Mardo hacen frente a investigaciones y procesos judiciales destinados a conseguir su suspensión e inhabilitación como congresistas”.

Los diputados se alarman dado que “más de 1.700 manifestantes se encuentran a la espera de juicio, y más de 69 siguen encarcelados y al menos 40 personas han sido asesinadas durante las protestas sin que se hayan exigido responsabilidades a los autores”.

“El país está dividido (…) el gobierno de Venezuela debe poner fin a este capítulo tan desgraciado”, añadió.

La eurodiputada checa del grupo de los liberales, Dita Charanzová, pidió por su parte que el Consejo Europeo empiece a estudiar sanciones específicas contra Maduro”.

En nombre del Consejo, el secretario de Estado italiano de Asuntos Exteriores, Benedetto Della Vedova, cuyo país preside la UE hasta fines de diciembre, estimó que “la exacerbación de las tensiones nos da un motivo de preocupación”, lo que viene expresando el bloque desde febrero “por la multiplicación de incidentes políticos”.

“Las tensiones actuales del país nos recuerda que Venezuela está lejos de superar sus divisiones”, añadió, haciendo un llamado a que “el gobierno venezolano tome las riendas y conduzca al país a la unidad”.

“La UE está dispuesta a seguir profundizando sus relaciones con Venezuela (…) sólo si hay un respeto a los derechos humanos y la libertad de expresión”, agregó, reseñó  AFP.

La agencia EFE destacó que El Parlamento Europeo (PE) llamó hoy al diálogo por la paz y al respeto de los derechos humanos en Venezuela, al aprobar una resolución de la que se desmarcaron grupos de la izquierda de la Eurocámara por las críticas a la represión del Gobierno de ese país contra la oposición.

“Llamamos a las partes a evitar que siga la escalada de violencia y recordamos al Gobierno de Venezuela que un diálogo constructivo es imposible mientras los líderes de la oposición todavía estén encarcelados”, dice el texto aprobado por populares (PPE), socialdemócratas (S&D), liberales (ALDE) y conservadores y reformistas (ECR) del PE.

La resolución también reclama a las autoridades venezolanas “disolver y desarmar inmediatamente a los grupos descontrolados armados por asociaciones progubernamentales y a poner fin a su impunidad”, uno de los puntos que ha llevado a la Izquierda Unitaria europea y los Verdes a no apoyar el texto mayoritario.

El mensaje del PE recuerda al Gobierno del presidente venezolano, Nicolás Maduro, su “responsabilidad” de asegurar juicios conforme a estándares internacionales así como de “respetar la separación de poderes”.

Igualmente, apunta al Ejecutivo venezolano que “la democracia y la justicia no puede usarse por las autoridades como medios de persecución política y represión de la oposición democrática”.

El texto de la Eurocámara muestra la “honda preocupación por la situación de Venezuela y condena el encarcelamiento de manifestantes pacíficos, estudiantes y líderes de la oposición”, al tiempo que urge “a la liberación inmediata de detenidos de forma arbitraria”.

El eurodiputado del PP Luis de Grandes se felicitó porque “los grandes grupos de la Eurocámara hayan consensuado una resolución tan contundente de descalificación a la actuación política como la de Maduro”.

“¿Hasta cuando Maduro va a abusar de nuestra paciencia y va a creer que tiene legitimidad para descalificar e insultar a personas como el expresidente (del Gobierno español José María) Aznar llamándole golpista?”, cuestionó el eurodiputado del PP.

El belga Mark Demesmaeker, de los reformistas y conservadores europeos (ECR), también denunció en el debate previo al voto que el Gobierno de Venezuela “reprima las manifestaciones pacíficas de estudiantes, limitando derechos fundamentales”.

Para Fernando Maura (UPyD), la Eurocámara está “respondiendo a la situación en Venezuela, pero todavía no se ha hecho todo lo que se puede hacer”.

“Seguiremos trabajando con el mayor tesón si cabe para que Maduro rectifique y detenga las violaciones sistemáticas de Derechos Humanos”, explicó Maura, del grupo liberal europeo (ALDE).

Muy distinto fue el punto de vista de Javier Couso (IU), perteneciente a GUE, el grupo que como los Verdes ha votado en contra del texto mayoritario y en el que se inscribe Podemos, que no participó en el debate.

El eurodiputado de IU dijo que “algunos colegas en está cámara usan el asunto de los derechos humanos para sus intereses. Se está instrumentalizando políticamente un debate sobre derechos humanos”.

Acusó a los grandes partidos de “querer ir en contra del rumbo democráticamente elegido por los venezolanos”.

En la misma línea, Ernest Urtasun (ICV), de los Verdes europeos, señaló que existe en el PE por parte de algunos partidos “fijación con Venezuela por su color político”.

“Exijo la misma vara de medir para todos los países y el respecto a los derechos humanos. Contra Venezuela lo que se ha abierto es una causa general porque no gusta el color político en el Gobierno”, señaló.

Para Fernando López Aguilar (PSOE), “al margen de los aciertos o desaciertos en la redacción de la resolución, lo cierto es que todos los actores deben implicarse con el cese de la violencia y el emprendimiento de un diálogo que ponga paz y permita el derecho de expresión y manifestación sin violencia”.

Por su parte, el embajador de Venezuela ante la UE, Antonio García, se desplazó a Estrasburgo para explicar a los eurodiputados la situación de su país.

García, en declaraciones a Efe, opinó que la resolución aprobada por una mayoría del PE es “una muestra de como la derecha y la extrema derecha usan los mecanismos de las instituciones con fines políticos, sobre todo ahora que hay campaña electoral en España”.

“La violencia instigada por Leopoldo López ha dejado centenares de víctimas y fallecidos, pero eso se han invisibilizado en Europa”, dijo el diplomático venezolano en relación al encarcelado opositor de ese país, líder de “Voluntad Popular” y destacado miembro de la opositora Mesa de la Unidad (MUD).