Jesús Elorza: El Potrotigre

thumbnailjesuselorza

En el dogout del equipo bengalí, había un bululú de gente. El manager Carlos Subero, no  entendía que era lo que estaba pasando. ¿Por qué están aquí? Quienes son esa gente, que es lo que quieren. Al fin, salio un responsable  de la gobernación del estado, a dar la cara y tratar de explicar el porque de la aglomeración.
– Tranquilos, es que con el debut de nuestro nuevo jugador “El Potro Álvarez” recientemente adquirido por la Fundación, para asegurarnos nuestro pase a la final de la temporada, hicieron acto de presencia en el terreno de juego, todo el personal que labora con él, en el ministerio del deporte, en el Hipódromo, en el Instituto Nacional del Deporte y en el Seniat.
Bueno, que se ubiquen en las gradas como todos los fanáticos, ripostó Subero.
– Manager, con el debido respeto, debo decirle que las personas señaladas, hacen acto de presencia, no por que les gusta el béisbol. Sino, cumpliendo funciones de trabajo.
Ahora entiendo menos, explícate.
Bueno, las secretarias del ministerio, vienen a que les firmen los puntos de cuenta del despacho, ya que resulta imposible que su jefe (el ministro) vaya a su oficina por su nuevo rol como pelotero activo al tener que cumplir con los entrenamientos, juegos en la sede y en la carretera. También, están presentes, los viceministros del IND que vienen a buscar la firma de las órdenes de pago para poder atender las solicitudes de las Federaciones Deportivas de cara a los eventos programados. Del Hipódromo esta el personal administrativo, para que les firmen los expedientes que van a Cadivi y así poder obtener los dólares necesarios para cubrir las premiaciones de la recién finalizada “Serie Hípica del Caribe”. Los del Seniat, si vinieron a disfrutar del juego, Álvarez, su compañero de trabajo goza de un permiso eterno…..nunca ha ido a trabajar, pero religiosamente cobra sus “servicios”.
Pero, y esa otra gente que esta en la puerta del dogout y no dejan pasar a nadie ¿Quiénes son?
– Manager, dijo nervioso el funcionario de la gobernación, esos son representantes del sector deportivo que al enterarse de la presencia del ministro en el estadio, vinieron en cambote a presentarle y exigir soluciones a sus problemas:
Dirigentes federativos, que solicitan los recursos presupuestarios para cumplir con sus Planes Operativos Anuales y terminando este año, les adeudan más de 80% del mismo.
Una Comisión de Atletas que viene a reclamar el atraso en el pago de sus becas.
Empresarios que vienen a cobrar deudas contraídas.
Obreros, Empleados y Entrenadores que reclaman aumento salarial.
Jubilados que exigen la Homologación de sus pensiones y el pago de sus pasivos laborales.
Milicianos del Colectivo La Piedrita que cobran en la nomina, reclamando que les paguen 6 meses de aguinaldo, porque así se lo habían prometido.
Subero, no podía creer lo que estaba viendo y escuchando…y se preguntaba ¿A quien se le ocurriría, la flamante idea de contratar a este tipo que ya estaba retirado? Ahora, yo tengo que responder por este bacalao.
En ese momento el Umpire cantó Play Ball…..y el ministro pelotero, le dijo a sus “seguidores” déjenme tomar mis turnos al bate y luego hablamos.
Para sorpresa de todos los presentes en el estadio, Álvarez, se ponchó en tres turnos y en el ultimo, revivió en toda su extensión la conocida canción del Gran Combo “El Caballo Pelotero”: con la pizarra tres a cero en su contra y con tres hombres en base en el noveno inning, y dos outs bateó de Jonrón, sus compañeros anotaron y el se quedo parado en el home. Todos los jugadores le gritaban que corriera, pero El Potro no responde.
Cuando Subero, enardecido le dice ¿Qué pasó?…el Potro le contestó “Si yo corriera estaría en el Hipódromo”….el umpire, lo decretó out y dio por finalizado el juego.
La arrechera en las gradas no se hizo esperar…y un canto colectivo se hizo escuchar:
Ahora, Los Tigres son los Potreros de Aragua.