Federico Boccanera: Manifiesto del Solsticio de 2014

thumbnailfedericoboccaneraMarzo2014Faltan pocas horas para que termine el día más oscuro,
del año más oscuro,
en la Venezuela más oscura.
Ya el país no es de nadie
ni siquiera, de quienes creen ser sus dueños
es más, el país se fue…
Al quedarse primero sin caminos,
y luego sin nadie queriendo pisarlos.
El país se fue…
hasta el lado oscuro de la luna
a esperar la convulsión de su muerte
o de su renacimiento.
En el hueco dejado, donde antes él vivía,
moran los fantasmas
los peores fantasmas,
los de gente que ya no morirá
pero no por bendición…
No morirá,
porque ya está muerta.
Fantasmas de fantasmas
que creen vivir, sin saber que solo son sombra
de su propia sombra
sombras de sombras.
Abajo en el valle
en el valle de las sombras muertas
en donde algunas vez hubo cielo
sólo queda lo que nada sirve,
paredes desdentadas de ladrillos reflejando ecos,
reflejando quejidos, cada vez más recios, en su debilidad.
Quejidos que están allí para detener
para parar,
para evitar que algo se mueva, que algo hable.
Son para los inmóviles
los paralíticos
para los aterrados…
Porque hay que estar inmóvil, muy inmóvil, más bien muerto,
para prestarles oído.
Aun así, este año algo hizo ruido,
comenzó en la estación ya lejana, de febrero…
Algo salió,
a gritarle a la sordera
a asustar a los asustados
a matar a los muertos…
Fueron 43 y les decían de varias formas,
jóvenes, estudiantes, muchachos, héroes
Nadie sabe de donde salieron,
Ninguna sayona los advirtió
Ninguna llorona los predijo,
se rumora que llegaron y se fueron rápido
porque traían algo raro, llamado “Vida”
que aquí no podía durar…
¡Qué va!
Yo sé que regresaran.
Lo sé,
porque yo sé dónde están, y no soy el único
los he visto, los han visto,
todo el tiempo desde entonces…
están en muchos
están en miles
están en mí…
llegado el momento, saldrán de nosotros
rompiendo las mortajas que nos envuelven
porque ellos se quedaron
en la parte viva que aún nos queda.
Están en lo inmortal
Y están en lo que vence, una y otra vez
Año tras Año
Siglo tras Siglo
Milenio tras Milenio…
Así como la luz siempre comienza a volver,
justo en lo más oscuro,
del día más oscuro.
¡Bienvenido Solsticio del 2014!
Tu oscuridad, tu silencio,

es de amanecer.