Vecinos del barrio Ricardo Aguirre le piden al niño Jesús asfaltado

Ricardo Aguirre (33)_1

“Colocarle a un barrio el nombre de El Monumental de la Gaita es una gran responsabilidad porque con tan extraordinario personaje, la comunidad debería ser igual que él: extraordinaria”. Juan Pablo Guanipa, coordinador de Primero Justicia Zulia, aseguró durante su visita al barrio Ricardo Aguirre en la parroquia Cristo de Aranza, que hay que hacer un gran esfuerzo para que la comunidad tenga la mejor de las caras.

“Son más de 46 años desde que fundaron este lugar y muchas dificultades han pasado hasta su consolidación. Hoy se enfrentan a otros problemas que se resolverán con la participación de todos. En Ricardo Aguirre rechazamos todas las injusticias que rechazaríamos en cualquier parte de Maracaibo, por ejemplo: no puede ser que una madre soltera con cuatro muchachos tenga que vivir por años en un rancho arrimada, esperando mientas el Gobierno le construye una casa. Eso es la muestra de un Gobierno ineficiente y despreocupado por el bienestar de la gente”, sentenció Guanipa.

Emiliano Medina, jubilado de 96 años y fundador del barrio, denunció que los problemas que tienen son ausencia de asfaltado y fallas en las actuaciones del consejo comunal. “Lo que más nos afecta a todos son los huecos que tenemos. Los camiones del aseo no hayan por donde pasar y cuando llueve nos quedamos encerrados, no hayamos por donde salir. Este asfaltado data del primer periodo de Arias Cárdenas como Gobernador y no recuerdo que alguien haya pasado siquiera una borrita de asfalto por aquí. Tenemos como cinco navidades que los muchachos no pueden usar las calles para manejar bicicletas o patines porque es un peligro que se caigan en unos de esos cráteres. Hoy lo que le pedimos al niño Jesús es el asfaltado”.

Alicia Morales, persona con discapacidad motora de 54 años, explicó que la Alcaldía culminó el asfaltado de la zona alta del barrio y se comprometió a asfaltar la parte baja también. “Le agradecemos por los trabajo culminados porque por aquí tenía años que no pasaba nadie a hacerle un cariñito al barrio, pero le pedimos que no se vaya a olvidar de nosotros los de abajo. Yo que tengo un problema para caminar tengo que salir acompañada porque me he caído entre tantos huecos que tenemos. Para tener calidad de vida hay que solucionar esto también”.

Luz Elena Orta, ama de casa de 45 años, denunció que el consejo comunal consiguió el beneficio de construcción unas casas desde hace más de un año y no las han culminado. “No puede ser que la gente espere tanto por un beneficio que le pertenece como venezolano. Aquí estamos muy pendientes de las acciones del consejo comunal porque somos una comunidad que tiene casi 50 años y pareciera que tuviéramos sólo 10. No tenemos mercal y no podemos comprar en los que están cercanos porque nos dicen que no vivimos allá.  Quisiera que nosotros los que vivimos en los barrios no necesitáramos de un mercal cercano, sino que todos los supermercados estuvieran repletos de producto venezolanos y los mercados estuvieran full de todos. Así es como nosotros nos merecemos vivir”