Aumenta el precio del pollo en los mercados

(foto Jorge Castellanos)
(foto Jorge Castellanos)

En los distintos mercados de San Cristóbal se observó poca existencia de pollo en comparación con otros fines de semana; la razón que esgrimen los comerciantes es que llega muy poco producto y el que despachan los intermediarios debe pagarse a precios más elevados cada vez. lanacion.com.ve / Nancy Porras

“Pollo entero casi no se consigue para vender debido a que resulta más caro para el vendedor y por ende para el comprador”, dijo un comerciante.

Lo que más se puede vender de acuerdo con la opinión de quienes ofrecen este producto es la pechuga cuyo precio es de 250 bolívares el kilo. El pollo completo no ha vuelto a venir a muchos negocios, de allí que hay que vender lo poco que llega por partes, expresó.

Aseguró otro de los vendedores que la escasez de este tipo de carne cada día es mucho mayor, y esto sin duda incide en el precio: “entre menos se consiga, más caro resulta para vendérselo al consumidor”.

La semana pasada en vísperas del 24, el precio promedio del pollo fue de 220 bolívares, esto quiere decir que cada semana sube y sube. Eso sí, en las carnicerías fuera de los mercados este precio está más elevado, se pagan hasta 300 bolívares, comentó otro de los vendedores del Mercado de los Pequeños Comerciantes en La Concordia.

“Estamos ofreciendo el producto a este precio, porque es temporada y la gente lo compra, pero estamos convencidos de que apenas finalice la época navideña, la demanda bajará considerablemente, porque la gente no tiene para estar pagando estos precios, que incluso se elevan todo el tiempo”, consideró.

“Se vendió pollo, pero no estuvo tampoco tan buena la compra como en años anteriores. Esto quiere decir que la gente hizo un esfuerzo para hacer los platos que llevan pollo en esta Navidad, pero luego bajará el consumo”, agregó.

Todo es complicado, porque los vendedores también deben hacer mil y un andanzas para conseguir el pollo y luego ofrecerlo.

Otro problema que se presenta es que el pollo viene congelado en la mayoría de oportunidades, entonces trae un sobrepeso a veces hasta de medio kilo y esto repercute en el bolsillo del consumidor.

“Estamos vendiendo pero porque es temporada, ya que con estos precios es complicado, aunque creemos que en enero los precios bajen, este incremento se debe a que los intermediarios y todo el mundo se aprovecha de la temporada decembrina”, indicó otro vendedor del mercado.

Según los vendedores otro problema que existe es que hay personas que repagan el producto, sobre todo las que vienen del hermano país, entonces quienes ofrecen pollo al por mayor, prefieren vendérselo a estos consumidores y así obtener mayores ganancias en poco tiempo, sin ningún tipo de esfuerzo.

“No sabemos cómo va estar la cosa en enero, pero en mi caso, si los precios se mantienen o suben, mejor será no abrir, hasta que por los menos se estabilicen los precios, pues de lo contrario, poco a poco serán menos los clientes” dijo el vendedor Pedro Ochoa, quien tiene años ofreciendo este tipo de carne blanca.

También dijeron que hay otro grupo de intermediarios que hacen hasta milagros para poder comprar el pollo y luego ofrecerlo a los vendedores de los mercados. “No sabemos cómo hacen, pero llegan con la mercancía para venderla en los mercados en forma detallada”.

En otros lugares ofrecían el pollo a 220 bolívares y la gallina a 160 bolívares el kilo, sin embargo, la gente pedía más el pollo, que no solo sirve para elaborar las hallacas sino para preparar otro tipo de plato para la cena del 31 de diciembre o bien para el almuerzo del 1° de enero.

Una señora que recién había consultado precios en la calle indicó que estaba más caro por fuera del mercado, que piden hasta más de 220 bolívares y ni siquiera pagan impuestos, por lo cual las autoridades deberían actuar ante este tipo de situaciones.

Sin embargo, en muchos supermercados no había pollo. En sus refrigeradores había solo carne de res, jamón, queso blanco y amarillo, tomate a 175 bolívares el kilo y 155 el kilo de pimentón.

Por otra parte, las uvas verdes para la tradición de fin de año se consiguen a 600 bolívares el kilo, mientras que las moradas llegan a costar 800 bolívares.