El negocio del sexo ahora se esconde en Twitter

Twitter-Logo

Twitter nació en 2006 como una red social que buscaba potenciar y alentar una nueva forma de mensajería instantánea, en épocas en las que los mensajes de texto eran la última gran cosa de las comunicaciones. Con el tiempo, Twitter se convirtió en una herramienta mucho más poderosa, con un alcance global y una gran cantidad de usos. Y entre toda esa gran bolsa virtual se cuela también el negocio del placer y el sexo, porque las políticas de control en la web no son fáciles de implementar.

Si bien la política de la red social prohibe perfiles relacionados con la oferta sexual, en la práctica son miles los usuarios que publican datos de contacto y fotos de alto perfil erótico para ofrecer sus servicios sexuales. En su política de uso, Twitter es claro respecto de las imágenes pornográficas. “El usuario no podrá usar imágenes obscenas ni pornográficas en su foto de perfil, foto de encabezado o fondo de usuario”.

Sin embargo, hay miles de perfiles que no cumplen esta consigna y que muestran imágenes de sexo explícito. Lo que sigue después es un proceso que puede resultar infinito: cualquier usuario puede denunciar y reportar a otro que tiene un perfil con imágenes pornográficas. En ese caso, Twitter dará de baja ese perfil, pero nada le impide al “infractor” volver a abrirse otro perfil. De hecho, quienes venden su cuerpo en esta red suelen tener más de un perfil, que remiten siempre a los mismos datos de contacto.

Por ejemplo, hay perfiles más explícitos, como el de @lanenadelsurxxx, en cuya bio dice que es “Escort VIP indep. Escribime y te doy todo”. Pero también hay perfiles más ambiguos, como el de @maaquii_sexy, con fotos eróticas y una bio que solo dice “adicta al sexo”.

Seguir leyendo: Clarin.com