Indígenas choros en curiara atracan en el parque La Llovizna

choros-1024x682

Lo que nos faltaba por vivir en Guayana era que los indígenas se metieran a choros. Por lo menos hay un grupo que se desplaza por el río Caroní y asalta a la gente en el parque la Llovizna como ocurrió este domingo en el que un grupo de personas, entre jóvenes, niños y adultos, fueron atracadas por indígenas que llegaron en curiara hasta el lugar. El Fortín de Guayana

Acto seguido sacaron arpones y navajas y se dedicaron a quitarles a todos sus zapatos y sus carteras. Luego de hecha la razzia, los indígenas choros, volvieron a su curiara y arrancaron tranquilamente por esa carretera de agua que es el río Caroní.

Los que lograron salir del shock le avisaron a la vigilancia del parque y aunque estos corrieron hasta el lugar, tratando de atrapar a los ladrones, hacía rato que los indígenas habían desaparecido de los linderos del parque.

Lo cierto del caso es que cuando no estamos presos nos andan buscando. Entre el ministro Carlos Osorio y el gobernador Francisco Rangel Gómez, no han podido hacer que el parque La Llovizna sea un parque para el esparcimiento familiar y digo Carlos Osorio porque él se empeñó en ponerle la mano al lugar y como Rangel Gómez, no podía ser menos, entonces también plantó pelea sobre el alcance de su gobierno.

Al final, ninguno de los dos fue muy eficiente que digamos porque antes no asaltaban en el parque, ahora es un milagro cuando no asaltan, bueno cuando hasta los indígenas se han dedicado al oficio de robar y es que el hombre nuevo de la revolución, no ha nacido por lo visto, tenemos puro hombre viejo de la no revolución donde hasta nuestros indígenas se han convertido en racionales o criollos y se redondean la arepa actuando como choros.

Por supuesto, los usuarios del parque volvieron a exigir por enésima vez, la presencia de más funcionarios patrullando.

Es importante señalar que para vigilar y resguardar a las personas dentro del parque, solo hay cuatro funcionarios policiales. Uno que se queda en la entrada y tres dentro de todo el inmenso monumento natural.