Mamá, cuando sea grande quiero ser “hacker”

Foto: Capitán Byte / yorokobu.es
Foto: Capitán Byte / yorokobu.es

Esta es una historia de educación y valores. Una historia de ciencia, de progreso y de aprender desde la infancia aprovechando las innovaciones, sin renunciar a ellas. La historia de un (muy) joven piloto aeroespacial que con apenas 17 años, y con la ayuda de un médico de 15, de un físico de 11 y un robot, salvará a la Tierra de la ignorancia, del analfabetismo digital y de la falta de formación tecnológica. ¡Bienvenido al año 2038!

Capitán Byte es también el profesor que cualquier padre querría para su hijo. Un tutor que, en vez de sustituir las tardes de consola y ordenador por deberes, las utiliza para impartir lecciones sobre ciencias naturales, sobre la historia del universo o sobre informática, entre otras asignaturas apasionantes.

Foto: Capitán Byte / yorokobu.es
Foto: Capitán Byte / yorokobu.es

Esta historia ha tomado vida de la mano de Carlos Sendino y todo un equipo de profesionales dedicados desde hace más de veinte años a la enseñanza, a la programación, al diseño web y a la seguridad informática. Su objetivo es que niños de entre 4 y 15 años aprendan cuestiones relacionadas con la informática o la ingeniería con la ayuda de un libro repleto de ilustraciones y una red social segura.

El propio Capitán Byte empezó siendo mecánico de naves aeroespaciales y actualmente es piloto, una forma más de enseñar al niño, de hacerle ver que «con sus propios medios y su esfuerzo» puede llegar muy lejos.

A día de hoy, y según opina el autor, vivimos en un mundo digital, «pero realmente la mayor parte de los niños no saben de dónde viene ese mundo» ni cómo crearlo o utilizarlo. Es hora de aprender a interactuar con él y de integrarse por completo en su creación.

 

Leer más en:  yorokobu.es