A estas alturas ser colaboracionista es ser cómplice del desastre por @LesterToledo

Lester Toledo (1)La separación, autonomía o independencia de los poderes es consustancial con la institución misma de los poderes así lo concibió Montesquieu en su obra El Espíritu de las Leyes (1747) buscando suprimir el absolutismo tal como lo ejercían los monarcas antes de la Revolución Francesa y dejando un legado valiosísimo a la humanidad.

Según el pensador francés, los poderes ejecutivo, legislativo y judicial no deben concentrarse en las mismas manos. Se trata de una teoría de contrapesos, donde cada poder contrarresta y equilibra a los otros.

En nuestro país, propio de las más férreas dictaduras tercermundistas, ha sido costumbre la violación de este principio. Pero el último zarpazo “revolucionario” es una pieza para el estudio de la deontología jurídica. La reciente designación de los representantes de Consejo Nacional Electoral (CNE) y magistrados del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) no sólo burla tal espíritu sino que además vulnera los procesos legales, debido a que se violaron las normas establecidas en la Constitución.

Escogieron a las autoridades del Poder Ciudadano a través de una mayoría simple de la Asamblea Nacional a pesar que en el artículo 279 de la Constitución se establece que es necesario contar con el apoyo de las dos terceras partes de la AN o a través de una elección. Como el PSUV no aguanta una elección, designaron a los representantes de los Poderes Públicos de manera ilegal. Tarek William Saab es militante del PSUV y como Defensor del Pueblo solo vigilará los derechos de los de su partido. Manuel Galindo no hizo su trabajo como Procurador de la República pero fue premiado con el cargo de Contralor, mientras que con Luisa Ortega Díaz como Fiscal de la República continuará la impunidad en el país.

Nosotros, los ciudadanos que no respaldamos este régimen dictatorial, estamos acostumbrados a estos movimientos fraudulentos rojos, pero raya en lo “inmoral” que además partidos de oposición hayan aceptado que personas vinculadas a sus toldas políticas sean integrantes de la nueva junta directiva del Consejo Nacional Electoral (CNE) y magistrados del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ).

Voluntad Popular no hubiese permitido que ninguno de los suyos se postulara y por el contrario nos desmarcamos de todo colaboracionismo con el Gobierno. Otros partidos de oposición son quienes tienen que aclarar los nexos que mantienen con el gobierno de Nicolás Maduro. Nos parece inmoral y una vergüenza que hayan aceptado que sus dirigentes sean designados por un TSJ inconstitucional para ocupar cargos en los Poderes Públicos.

Pese a todo este panorama abrumador, pido a todos los venezolanos que no pierdan la esperanza con la ratificación de estos miembros del PSUV en el Tribunal Supremo de Justicia y en el CNE, porque con la fuerza de la calle, de los votos y de una dirigencia política de altura, Venezuela saldrá adelante.

Con estos nombramientos y ratificaciones quieren que los venezolanos perdamos la esperanza y que se abstengan de participar en los venideros comicios electorales, pero no podemos caer en el juego del Gobierno. Estas decisiones ilegales tienen que darnos más impulso para organizarnos y seguir trabajando para construir La Mejor Venezuela.

@LesterToledo