Blades desea contribuir en la crianza de su “nueva” nieta

Foto: Rubén Blades Hijo y nieta / rubenblades.com
Foto: Rubén Blades Hijo y nieta / rubenblades.com

El salsero panameño Rubén Blades reconoció que tiene un hijo puertorriqueño de 39 años de edad de nombre Joseph Vernes y que, además, es abuelo de una adolescente de 13 años, en un comunicado colgado en su página web.

“Hace un par de años, el joven Joseph Verne declaró públicamente que existía una posibilidad de que yo, Rubén Blades, fuese su padre natural. Ya en alguna otra ocasión anterior se me había abordado acerca del tema, pero nunca le di crédito alguno”, señala Blades en su comunicado.

Blades explica que en mayo de 2013 un familiar suyo accedió a realizarse prueba de ADN con Verne y, aunque el resultado parecía evidenciar una clara relación de consanguinidad entre ambos, no fute noificado de la medida.

En diciembre de 2013, dice Blades, se recibió una carta en la vivienda de su padre en Panamá, informándole de los resultados del estudio.

“En ese momento me encontraba en Panamá y mi padre me dio a leer la carta, que estaba dirigida a él y no a mí. La información contenida en la carta captó inmediatamente mi atención, pues parecía tener carácter científico y serio, por lo que a mi regreso a New York contacté a un grupo de abogados en Puerto Rico. Les di los datos necesarios para que comunicaran al Sr. Verne mi propósito de realizarme la prueba de paternidad que ya él había solicitado previamente”, continúa explicando Blades en el comunicado.

Blades se realizó las pruebas de ADN, que incluyó al hijo y a la madre, en febrero de 2014, reseñó AFP.

 

A continuación extracto de la Declaración Pública:

 

Deseo hacer una declaración pública que, aparte de necesaria, me complace y satisface, por varias razones que comprenderán fácilmente una vez que terminen de leer esta nota.

Hace un par de años, el joven Joseph Verne declaró públicamente que existía una posibilidad de que yo, Rubén Blades, fuese su padre natural. Ya en alguna otra ocasión anterior se me había abordado acerca del tema, pero nunca le di crédito alguno.

Foto: Rubén Blades Hijo y nieta / rubenblades.com
Foto: Rubén Blades Hijo y nieta / rubenblades.com

En mayo del 2013, sin embargo, un familiar mío accedió a realizarse una prueba de ADN con el Sr. Verne, y aunque el resultado parecía evidenciar una clara relación de consanguinidad entre ambos, no fui notificado de ello. Seis meses más tarde, en diciembre de 2013, se recibió una carta en el hogar de mi padre en Panamá, informándole del hecho.

Foto: Rubén Blades e Hijo / rubenblades.com
Foto: Rubén Blades e Hijo / rubenblades.com

En ese momento me encontraba en Panamá y mi padre me dio a leer la carta, que estaba dirigida a él y no a mi. La información contenida en la carta captó inmediatamente mi atención, pues parecía tener carácter científico y serio, por lo que a mi regreso a New York contacté a un grupo de abogados en Puerto Rico. Les di los datos necesarios para que comunicaran al Sr. Verne mi propósito de realizarme la prueba de paternidad que ya él había solicitado previamente.

Foto: Rubén Blades, Hijo y nieta / rubenblades.com
Foto: Rubén Blades, Hijo y nieta / rubenblades.com

Los abogados localizaron al Sr. Verne y se hicieron los arreglos logísticos para que tanto él, como su madre y yo, concurriésemos a un laboratorio a realizarnos una prueba de ADN. Esas pruebas se lograron en Febrero del 2014 y los resultados fueron concluyentes: Joseph Verne, varón de 39 años de edad, es mi hijo biológico. La convicción de Joseph resultó ser verdad y yo, desde luego, estaba equivocado al haber considerado que no existía esa posibilidad.

Leer más en: rubenblades.com