Policía detiene a disidentes que protestaban frente a una prisión en La Habana

(Foto archivo Reuters)

La policía cubana detuvo a alrededor de una docena de disidentes que se congregaron en una prisión de La Habana para exigir la liberación de otros opositores al Gobierno, dijeron el jueves fuentes de la disidencia.

Las detenciones siguen a una serie de arrestos ocurridos desde el martes cuando el Gobierno cubano inició una ofensiva contra los activistas que han intentado poner a prueba la tolerancia de las autoridades a la libertad de expresión y de reunión, en momentos en que se abre una era de deshielo en las relaciones diplomáticas entre Estados Unidos y Cuba.

Funcionarios cubanos no suelen hacer comentario sobre la actividad de la policía frente a los opositores. El Gobierno de la isla describe a los disidentes como mercenarios pagados al servicio de Washington.

La fragmentada disidencia tiene un limitado apoyo en Cuba.

Alrededor de una docena de manifestantes se reunieron el jueves en las afueras de la prisión conocida como “Vivac”, en la periferia de La Habana, según un fotógrafo de Reuters.

Exigían la liberación de un estimado de 10 disidentes que habían sido detenidos desde el martes.

“Parece que van a detener a las personas. Ya están deteniendo a las personas”, dijo a Reuters el disidente Antonio Rodiles poco antes de que su llamada telefónica se interrumpiera.

Las detenciones frente a la prisión comenzaron unos 15 minutos después de que Reuters había abandonado el sitio.

La artista plástica cubana Tania Bruguera trató el martes de organizar una protesta a micrófono abierto en las proximidades de la sede del Gobierno en la Plaza de la Revolución, pero el evento fue frustrado cuando la policía la recogió antes del comienzo junto a otros opositores.

Unas 50 personas fueron detenidas, 10 de las cuales permanecieron bajo custodia policial, según dijo la disidente Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional.

Reuters no pudo verificar las cifras debido a la falta de difusión oficial.

“Si ellos no sueltan a las personas, vuelvo a convocar para la Plaza”, dijo Bruguera más temprano.

Las detenciones temporales son una de las vías de Cuba para frustrar los planes de la oposición, pero han adquirido mayor importancia sólo dos semanas después de que el presidente estadounidense, Barack Obama, y su homólogo cubano, Raúl Castro, anunciaron que se proponían restablecer las relaciones diplomáticas tras décadas de hostilidad entre ambas naciones.