Detenidos dos pilotos por “daños arqueológicos”

Foto: El piloto Kees Koolen, durante una etapa del Dakar / elmundo.es
Foto: El piloto Kees Koolen, durante una etapa del Dakar / elmundo.es

Hace unos meses, el Colegio de Arqueólogos de Chile decidió cambiar de estrategia. Desde que el Dakar empezó a recorrer su país en 2009, edición a edición elaboraba un extenso informe que solía acabar con una conclusión: la carrera es devastadora. Pese a las precauciones de la organización, los pilotos se llevaban por delante de media el 50% de los entre 150 y 200 lugares protegidos que se situaban alrededor de la pista. “No lo podemos permitir”, solía proclamar su vicepresidenta Paolo González en cada presentación, antes de acudir, con el documento en la mano, al Gobierno y a la Justicia.

Pero nunca recibió una respuesta adecuada. “Intereses turísticos”, suponía. Por lo que este año acordaron probar una nueva táctica. Y, al parecer, les ha funcionado. Junto a responsables de otras instituciones como el propio Ministerio de Medio Ambiente, el Consejo de Monumentos Nacionales, la Corporación Nacional Forestal de Chile y la Corporación Nacional de Desarrollo Indígena siguen el día a día de la carrera, instalándose en cada vivac, y, en cuanto tienen constancia del ‘paseo’ de uno o varios participantes por una zona delicada, realizan directamente la denuncia a la Policía Nacional.

Y así la noche del pasado jueves, sobre las 21:30 horas, dos pilotos, el holandés Kees Koolen y el italiano Matteo Casuccio fueron detenidos. Al parecer, perdidos en la ruta de la quinta etapa, decidieron cruzar una área prohibida por el Dakar y acabaron dañando seriamente una excavación. Los dos motoristas fueron llevados a la comisaría de Antofagasta, donde se situaba la meta, y, tras declarar, quedaron en libertad aunque aún no se conocen las consecuencias de su acción. En principio, este viernes podrán tomar la salida pero no se descarta que, el domingo, cuando la prueba salga hacia Bolivia sean retenidos.

 

Leer más en:  elmundo.es