Unir esfuerzos por Venezuela, por @freddyspaz

thumbnailfreddypazLa cultura democrática del venezolano era la alternabilidad en el ejercicio del poder. Con la llegada del chavismo al gobierno, se acabó con ésta cultura política, estableciéndose un modelo hegemónico que rompe con las aspiraciones de la inmensa mayoría de venezolanos que no se sienten interpretados con la óptica socialista, que deja a un lado los cambios profundos que hoy demandan los ciudadanos.

El modelo chavista ha experimentado un claro y evidente quiebre en todas las estructuras del estado. Ha permitido la pérdida de principios, valores y la creciente e inmensa corrupción a todos los niveles en el ejercicio de la función pública del País. Y a esto se agrega un importante número de funcionarios en posiciones importantes de gobierno, abrazados al soborno, al crimen organizado, a la mentira, la brujería, y todo tipo de rituales muy diferentes a como Dios manda, convirtiéndose en pecadores y verdaderos enemigos de Dios, revelando el rumbo que han ido marcando durante éstos últimos quince años de gestión socialista.

La destrucción y el debilitamiento de la organizaciones políticas, pilar de las democracias, la destrucción del aparato productivo nacional, la violación a la propiedad privada, las ilegales expropiaciones, el quiebre empresarial, la disminución de la producción petrolera, el deterioro de PDVSA, la escasez de alimentos, medicinas, gasolina, el alto costo de la vida, la inseguridad desbordada, los crecientes índices inflacionarios, los más altos conocidos en la historia de la República, la poca inversión de capital extranjero, exige un cambio de rumbo, que clama el pueblo de Venezuela. Y la necesidad urgente de convocar a los mejores hijos de la patria, a sumar y unir esfuerzos a favor de una Venezuela con igualdad, libertad y prosperidad.

La historia está llena de gobernantes que no escucharon la voz del pueblo y que bajo ningún concepto quisieron cambiar de rumbo y continuaron aplicando fórmulas equivocadas; un ejemplo de ello lo encontramos en la Biblia; el Faraón, en Egipto que endureciendo su corazón y alejándose tiránicamente del pueblo y de la vocación que un día juraron, tuvieron gestiones realmente desastrosas.

El País reclama una nueva clase de gobernantes y servidores públicos, que amen de verdad a Venezuela, que les duela el país, y que sean hombres y mujeres temerosos de Dios para que sean exitosos, y generen con sus acciones y trabajo, mayor suma de felicidad al pueblo, lo que nos compromete a todos, a unir esfuerzos por Venezuela y a sustituir constitucionalmente a quienes por mandato popular, ocupan posiciones de gobierno y han traicionado la confianza de los venezolanos.

Diputado Freddy Paz – Estado Zulia
@freddyspaz