Brasil niega paquetazo tributario

Foto AFP
Foto AFP

El gobierno de Brasil negó el martes que pretenda lanzar un paquete de impuestos para equilibrar sus finanzas, y dijo que en el largo plazo buscará reducir a un 50% el peso de la deuda pública bruta sobre el PIB.

Hasta noviembre las obligaciones del gobierno federal representaban el 63% del PIB.

“No tenemos objetivo alguno de hacer un saco de maldades o paquetes (tributarios), pero tendremos que tomar algunas medidas”, dijo el ministro de Hacienda, Joaquim Levy, en un encuentro con periodistas.

Forzado a una política de austeridad ante el crecimiento prácticamente estancando de la economía, el gobierno de Dilma Rousseff decidió reducir gastos de funcionamiento y restringir el acceso a beneficios como el seguro de desempleo y la pensión por muerte.

En el cargo desde el 1 de enero, Levy ya anticipó una revisión de impuestos como parte del ajuste fiscal, lo que generó nerviosismo en los brasileños en medio de la desaceleración económica y la alta inflación, que cerró 2014 en 6,4%.

La mayor economía de América Latina espera un crecimiento cercano a cero en 2014, y de medio punto porcentual en 2015.

No obstante, el ministro insistió en que el gobierno buscará poner las cuentas en orden sin retirar los beneficios sociales que le han permitido a casi 40 millones de personas salir de la pobreza en la última década.

“Probablemente tendremos que pensar en reequilibrar algunos impuestos, incluso porque algunos fueron reducidos hace algún tiempo. Y ese ingreso está haciendo falta”, dijo Levy el viernes.

De otro lado, el ministro consideró como un “objetivo de largo plazo perfectamente lícito y positivo” la reducción del peso de la deuda pública bruta sobre el PIB.

Ese indicador es tomado en cuenta por las calificadoras de riesgo para determinar la capacidad y disposición de un país para honrar sus créditos.

Levy recalcó que en el corto plazo se enfocará en estabilizar las finanzas públicas para que a partir de ahí se reduzca paulatinamente el peso de la deuda pública bruta. AFP