Hábitos saludables para pacientes hipertensos

hipertension.(2)jpg

Una enfermedad que, en silencio, puede ir alterando las funciones de diversos órganos, hasta que, de no ser tratada oportunamente, genera consecuencias graves, como un infarto o un accidente cerebro vascular: así es la hipertensión arterial, patología que  se podría prevenir o, al menos, retrasar la aparición de sus complicaciones con hábitos de vida saludables y el uso de medicamentos antihipertensivos en caso de estar indicados.

La Dra. Nora López, miembro del Servicio de Cardiología y directora de la Seccional Aragua de la Fundación Venezolana de Cardiología Preventiva, señala que la prevención más efectiva es la que se hace desde la infancia. “Hablamos de Prevención Primordial cuando nos referimos a aquella que se dirige al niño y se considera como la más efectiva, esa donde no se corrigen los malos hábitos, sino directamente se enseña a no adquirirlos”, señala la especialista.

 Las sugerencias, en concreto, son: “Combatir el sedentarismo, la obesidad, las dietas altas en sal o grasas, el hábito de fumar. Fomentar el consumo de frutas y vegetales y acudir a la consulta médica donde desde muy temprana edad, y luego durante toda la vida, se le chequee periódicamente la presión arterial. Son medidas que ayudan al niño, pero también al joven o al adulto”, indica la cardióloga.

La hipertensión arterial es la primera causa de muerte en el mundo, debido a sus consecuencias, las cuales, según comenta la Dra. López, pueden ser: infarto de miocardio, insuficiencia cardíaca, hipertrofia ventricular izquierda, arritmias letales, accidentes cerebrovasculares, insuficiencia renal, arteriopatías, entre otras.

Para la enfermedad, es clave el diagnóstico oportuno, a partir del cual debe aplicarse un tratamiento y seguimiento adecuado. Pero más allá de esto, el hipertenso debe cumplir con fidelidad la medicación. “El paciente debe estar convencido de que la terapia le evitará complicaciones, de que probablemente sea de por vida, de que `le curará por el día presente su hipertensión’ y al siguiente día debe repetir las dosis y también las medidas higiénico dietéticas. Es muy importante que su medicación sea bien tolerada y no le provoque efectos colaterales”, destaca la especialista.

La Dra. López ofreció estas declaraciones en el marco del XII Simposio Nacional de Prevención Cardiovascular, celebrado recientemente en Caracas.  En el evento, la médico abordó el uso recomendado, en pacientes hipertensos,  de los medicamentos inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina y los bloqueantes del receptor de angiotensina.

“Estos medicamentos actúan bloqueando algunos importantes mecanismos que provocan la hipertensión y son recomendadas en el paciente sin complicaciones y también en aquellos con nefropatías, diabetes u otras comorbilidades. Una contraindicación absoluta para su uso es el embarazo, siendo no recomendadas en la mujer en edad fértil de no usarse un método anticonceptivo efectivo. No se recomienda la asociación entre sí de estos dos tipos de fármacos. En cambio, la asociación con otros antihipertensivos aumenta la respuesta y es bien tolerada, siendo su uso muy común para lograr el control de las cifras tensionales”, destaca la especialista.

“Este tratamiento debe mantenerse en el tiempo y deben lograrse las metas, que en general consisten en mantener las cifras tensionales por debajo de 140/90 mmHg (en la población de mayor edad puede ser 150/90,  aunque es un tema discutido entre diversas guías si esta `mayor edad´ es a los 60 o a los 80 años). La dieta baja en sal, el ejercicio y evitar el sobrepeso o la obesidad son pasos importantes para mejorar el pronóstico y evitar la complicación del ictus, la cardiopatía o la nefropatía. No todo está en manos del médico o de la farmacoterapia”, advierte la cardióloga.