Primer ministro francés declara que su país está “en guerra” contra el terrorismo islamista

Valls

Francia abrió este martes en profundidad el debate sobre las medidas extraordinarias frente a los terroristas. Manuel Valls anunció en la Asamblea Nacional un paquete de “medidas excepcionales” para hacer frente a la oleada de ataques yihadistas en Francia. El primer ministro hizo hincapié en la necesidad de elevar el control sobre Internet y las redes utilizadas por los movimientos violentos para hacer propaganda y proselitismo. Precisó que París actuará en todo momento con el máximo respeto al “derecho, a los valores y a las libertades democráticas”, pero que se necesitan esas medidas excepcionales para afrontar “una situación excepcional”.

“Francia está en guerra contra el yihadismo y el islamismo radical. Pero no contra el islam y los musulmanes”, clamó Valls al cerrar con un vibrante discurso el emotivo homenaje que los diputados dedicaron a las 17 víctimas de los ataques de la pasada semana en París. El acto lo abrió el presidente de la Asamblea, el socialista Claude Bartolone, con la lectura de los 17 nombres. Los parlamentarios se pusieron de pie y cantaron La Marsellesa.

En ese ambiente, fueron acogidas en todo momento con gestos de asentimiento las nuevas medidas de Valls, quien advirtió que los riesgos de que se produzcan nuevos atentados son “serios y elevados”, dado que siguen en libertad los cómplices de los tres yihadistas abatidos la semana pasada.

Con respecto a Internet y las redes, el primer ministro insistió en que cada vez son más utilizadas para el “adoctrinamiento” y “la captación” de futuros yihadistas, así como para difusión de “mensajes de odio”. También para que los terroristas contacten entre ellos “y para la adquisición de técnicas que luego les permiten pasar a la acción”.

Por todo ello, anunció que, en el plazo de ocho días, los ministros de Interior y de Justicia presentarán iniciativas al respecto. Con el mismo objetivo, los servicios de información contarán con más sistemas técnicos “y con todos los medios jurídicos adecuados para cumplir su misión”. Las unidades antiterroristas serán reforzadas con al menos 400 nuevos miembros, sobre todo informáticos, analistas, investigadores y traductores, porque en estos momentos corren el riesgo de verse “desbordados” debido al incremento de yihadistas franceses. Valls recordó que al menos 1.250 han ido a Siria e Irak.

Leer nota completa en El País