Denuncia de Nisman contra la presidenta argentina será retomada en febrero

denuncia

La denuncia contra la presidenta argentina, Cristina Fernández, y varios de su colaboradores, presentada por el fallecido fiscal Alberto Nisman, por el supuesto encubrimiento a terroristas iraníes será retomada en febrero, informaron hoy medios locales.

Fuentes judiciales consultadas por el diario La Nación, indicaron que el juez federal Ariel Lijo, quien se hizo cargo de la denuncia el día que se confirmó la muerte de Nisman, ordenó transcribir las 5.000 horas de escuchas telefónicas que se aportaron como sustento de la demanda.

Sin embargo, no habrá ningún otro avance de importancia en el expediente antes del mes de febrero, cuando termine la feria judicial por las vacaciones de verano.

Para entonces, Lijo tiene previsto enviar la causa al fiscal Ramiro González, quien deberá determinar si el magistrado es competente para seguir interviniendo o si corresponde que el caso sea sorteado entre otros jueces federales que estén de turno en la Cámara Federal.

Lijo está también a cargo de otra causa paralela por encubrimiento sobre el atentado contra la mutual judía AMIA en 1994, correspondiente a la primera parte de la investigación del ataque, en la que entre otros están imputados el expresidente argentino Carlos Menem (1989-1999), el exjuez Juan José Galeano y miembros de los cuerpos de seguridad.

Dicha causa llegará a juicio en el segundo semestre de este año.

Se acusa a los imputados, cuyo procesamiento había sido requerido por Nisman en 2008, de haber manipulado la causa para encontrar culpables.

Nisman fue hallado muerto en la noche del domingo al lunes pasado con un tiro en la sien, en el baño de su vivienda, en circunstancias que aún no han sido aclaradas por los investigadores, aunque en principio se descarta la intervención directa de terceras personas.

Cinco días antes, el fiscal había interpuesto una denuncia contra la presidenta Cristina Fernández, el canciller Héctor Timerman y varios dirigentes oficialistas por presuntamente haber orquestado un plan para encubrir a los supuestos responsables iraníes del atentado contra la mutual judía AMIA en 1994, a cambio de intensificar las relaciones comerciales con Irán. EFE