Mardo: Es obligatorio reactivar el hecho en Venezuela para liberar al país de las importaciones

El diputado a la Asamblea Nacional, Richard Mardo, afirmó “que la primera medida para liberar a Venezuela de las importaciones es que el gobierno reactive los mecanismos que genere confianza al sector productivo del país y de esta manera se produzca el hecho en Venezuela”. Dijo que el Estado no puede continuar con su política de persecución contra quienes aún cree en Venezuela.

Mardo consideró que el discurso del presidente Nicolás Maduro debió enfocarse en incentivar a quienes desea invertir y producir para su gente. Señaló que por mientras por un lado pedía a los grandes economistas a que les dieran recomendaciones, al mismo tiempo amenazaba, insultaba, agredía al sector productivo, “demostrando que su política de producción es la persecución”.

El secretario general nacional adjunto del partido Primero Justicia realizó un recorrido casa por casa por el sector 5 de la comunidad Caña de Azúcar, desde donde señaló que la dependencia a las importaciones tanto para la adquisición de la materia prima, en dólares; y el precio del barril del petróleo que no mejora, está llevando a Venezuela a la crisis económica más critica que se haya vivido en la historia contemporánea.

Para Mardo, el primer mandatario nacional, tuvo la oportunidad de rectificar y la desaprovecho, por cuanto sus palabras tuvieron dirigida a una retórica política, y no lleno las expectativas del país, así como tampoco género la confianza que se esperaba.

Aseguró que urge el diálogo entre el ejecutivo y el sector productivo para lograr el consenso en la reactivación de la producción nacional. Dijo que esas reuniones no deben convertirse en un monologo por parte del gobierno, para solamente amenazar.

Dijo que en dentro del tema económico se debió hablar algunas exoneraciones fiscales, el otorgamiento de créditos para reactivar el aparato productivo del país, que a su vez va generar enseguida la apertura de nuevos puestos de trabajo.

Recordó que los productos que se aún se producen y que aquellos que desaparecieron de los anaqueles de los abastos y supermercados tenían reconocimiento no solo nacional, sino también internacional por el control de calidad que tenían en el momento que se fabricaban.

El dirigente nacional expresó que la falta de trabajo está llevando a los venezolanos “al rebusque” y “vender lo que sea” situación del cual algunas personas se aprovechan para abusar con los precios.