Orlando Viera-Blanco: Tin marín de dos pingüé…

“Por su parte, para Maduro su presente, pasado y futuro es Chávez. No ha sido derrotado -dice-Por lo pronto no hay desodorante ni toallas sanitarias. ¿Quién derrota a quién?”

thumbnailorlandovierablancoLa ligereza en la conducción del Estado quedó plasmada como nunca en la alocución de Maduro el miércoles 21-E-14. Mientras el país es testigo cómo el pueblo hace colas inéditas e insufribles en la historia republicana por comida, la gran reflexión de quien conduce nuestros destinos desmantelados fue”Chávez-vive”. Cómo hubiese caricaturizado Charlie Hebdo este personaje entre dioses, silbidos y palomas parlantes…

El día anterior el presidente Barack Obama presentó su discurso anual sobre el Estado de la Unión. Una tradición que inició George Washington el 8-E de 1790 en NY. En el discurso de la Unión el presidente recuerda los hechos cumplidos por la administración el año pasado, así como la agenda por el año que viene, en un tono alegre y optimista. En un punto del discurso, el presidente siempre dice: “El Estado de nuestra Unión está fuerte” (“The State of our Union is strong”). Y lo demuestra con hechos y decisiones que rinden cuenta a un país representado por sus instituciones. Obama no hizo esperar esa euforia democrática y republicana. “Esta noche pasamos página” dijo al Congreso. “En este momento, con una economía en crecimiento, déficit menguantes, una industria desbordante y un boom en la producción energética, hemos salido de la recesión más libres para escribir nuestro futuro”. En contraste, Maduro acusa la conjura “de una economía criminal de acaparamiento y de contrabando de extracción”.

Obama habla del pasado y del futuro: “Han pasado 15 años de este nuevo siglo. 15 años que transcurrieron con dos guerras largas y costosas; que vieron una recesión brutal que se expandía por nuestra nación y por el mundo. Pero esta noche vamos a dar un giro. Después de un año de logros significativos para EEUU, nuestra economía crece y genera empleos al ritmo más rápido desde 1999… Más de nuestros hijos se gradúan hoy que antes; más de nuestra población tiene seguro médico; somos más libres del petróleo extranjero de lo que hemos sido en casi 30 años”… Por su parte, para Maduro su presente, pasado y futuro es Chávez. No ha sido derrotado -dice- “ni podrá serlo por ninguna conspiración y estrategias de guerra económica”. Por lo pronto, no hay desodorante ni toallas sanitarias. ¿Quién derrota a quién?

Obama se compromete a no ser un freno para el progreso. “Debemos hacer más que evitar empeorar. Esta noche, juntos, hagamos más por recuperar la conexión entre el trabajo duro y la creación de oportunidades para todos en EEUU”. Maduro confiesa que en 15 años de Revolución se quintuplicaron los ingresos de PDVSA y llegaron en el 2014 a ¡1.182 millones de dólares! Pero PDVSA inexplicablemente aumentó su nomina 6 veces, su deuda diez; no hay pollo ni papel higiénico; nuestras reservas líquidas están en el suelo y nuestro oro hipotecado… Obama asume el reto del crecimiento y habla de las “empresas del siglo XXI que necesitan infraestructuras del siglo XXI: puertos modernos, puentes más sólidos, trenes más veloces e Internet más rápido”. Maduro se ancla en el socialismo repartito e improductivo del siglo XXI; se cuida de no decir “millonas” -sic- y apela al coeficiente de “desigualdad” de Gini, en un país donde asesinan igualitariamente… Obama apela “a la ciencia, la tecnología, la investigación y el desarrollo que se realice en EEUU”. Maduro culpa el desmadre “a la especulación brutal de mafias que se han apoderado de los sistemas de distribución y comercialización”, en una economía en la que no quedan sistemas de nada. Por cierto, para Maduro, Cadivi es impoluto; la devaluación va (sin decir cuánto) y la gasolina aumentará, pidiendo a choferes que no aumenten el transporte (!?). Obama apuesta a “un Internet libre y abierto, dando alcance a todas las aulas y a todas las comunidades”. Para Maduro el “Fracking” es el culpable de la debacle petrolera y la salida es el Estado comunal y más misiones (sin real).

Obama al cierre dice: “Hay un último pilar fundamental de nuestro liderazgo: el ejemplo de nuestros valores”. Y no evade sus problemas. Menciona y le duele la muerte del policía negro Michael Brown en Fergunson, Missouri… Maduro cita a L.V. León, quien según dice “no plantea que cambien el modelo socialista”. Sus valores: ¡No Volverán, No volverán!… Obama promueve la pluralidad: “Las personas que vivimos en EEUU respetamos la dignidad humana; por eso he prohibido la tortura y continuamos rechazando los estereotipos ofensivos sobre los musulmanes. Defendemos la libertad de expresión y abogamos por la liberación de los presos políticos”. Maduro ni asomó posibilidad de dar libertad a los presos políticos… Obama con orgullo y autoridad anuncia “por primera vez en 40 años, el índice de criminalidad y tasa de encarcelamiento disminuyeron a la vez”. Maduro recuerda a Serra y olvida 200.000 muertos impunes y 50.000 presos en 15 años de revolución.

Obama habla de EEUU como una gran familia unida; da Gracias a Dios y bendice a América. Maduro con un tin marín de dos pingüé concluyó diciendo, “Dios proveerá”. Pues nada… ¡Dios no agarre confesados!

[email protected]

@ovierablanco