Gustavo Azócar Alcalá: Comandos Populares Militares o cómo ser espía en revolución

thumbnailgustavoazocarEl más reciente invento de la dupla Maduro/Cabello, para tratar de evitar lo inevitable — la estrepitosa caída de este gobierno corrupto y ladrón— es un adefesio único en el mundo: Comandos Populares Militares, grupos adoctrinados y entrenados para la batalla intergaláctica más importante del universo: «erradicar las colas de gente» en los comercios.

Según el diario ABC de España “el presidente del parlamento venezolano y primer vicepresidente del gobernante Partido Socialista Unido (PSUV), Diosdado Cabello, informó que en todo el país se formarán “comandos populares militares” para agilizar y erradicar las colas en los establecimientos comerciales”.

Según Cabello, a quien el capitán Leamsy Salazar, ex jefe de seguridad del difunto Hugo Chávez, acusó de ser jefe de un poderoso grupo de narcotraficantes, denominado Cartel de los Soles “estos grupos (los comandos populares militares) deben desplegarse en los distintos comercios en donde la población se vuelque a la búsqueda de productos con el fin de agilizar, minimizar y erradicar las colas en los establecimientos comerciales (…) en la lucha contra el bachaqueo (reventa) y la guerra económica”.

Lo que Diosdado Cabello quiere organizar, es algo así como una versión caribeña de super agentes 86, dotados de modernos “zapato-teléfonos” que se mimeticen en las colas para investigar qué carajo es lo que hacen madres, padres, jóvenes, adultos, abuelos y abuelas en esas largas filas de gente que se forman desde la madrugada frente a los establecimientos comerciales. Cabello está seguro de que esas colas son promovidas y financiadas por la CIA para desestabilizar a Maduro.

El presidente de la Asamblea Nacional, está convencido de que estamos en presencia de una “guerra económica” financiada por Barack Obama. Los llamados “Comandos Populares Militares” serán los encargados de combatir y ganar esa guerra. ¿Cómo lo harán? Muy fácil. Siga leyendo.

El diario ABC de España, dice que, según Diosdado Cabello, los denominados Comandos Populares Militares realizarán “espionaje a pie de calle (…) estos grupos deben estar formados por milicianos, efectivos de la policía militarizada Guardia Nacional Bolivariana y del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin), militantes del PSUV y todo el pueblo organizado”.

Cabello no lo dijo, pero se supone que los espías revolucionarios tendrán que levantarse a la una de la madrugada y ser los primeros en llegar a los comercios. Se recomienda mucha discreción. Vestirse a lo James Bond está terminantemente prohibido. No es aconsejable usar la misma ropa de Hércules Poirot. Tampoco es prudente usar traje y corbata como Maxwell Smart.

Durante una asamblea con dirigentes del PSUV en Anzoátegui, Diosdado dijo que “tenemos que entender que estamos en una guerra en este momento desatada en el sector económico (…) los partidos opositores están tras esta guerra económica junto a un grupo de empresarios, que han atendido a instrucciones del imperialismo norteamericano”.

Cabello no lo explicó, pero tal parece que todo es un problema creado por la modernidad y la globalización: los norteamericanos parecen haber entendido que para acabar con un régimen comunista no hace falta enviar portaviones cargados de marines, ni una flota de barcos de última generación, ni organizar una invasión tipo Bahía de Cochinos. Ahora lo único que se necesita es mandar a unos cuantos agentes encubiertos a hacer colas frente a un supermercado.

Diosdado dijo a los dirigentes del PSUV en Anzoátegui, que para ganar esta guerra económica, es necesario “averiguar por qué se forman las colas a las puertas de los comercios”. La teoría de Cabello es que “hay personas que desde el mismo local corren la voz de que va a llegar alguno de los productos escasos para que se forme la fila, después le venden el producto a unos cinco amigos y la cola se va disgustada”.

La hipótesis de Cabello y Maduro es que a los venezolanos “les encanta hacer cola”. Según la dupla que detenta el poder en Venezuela, aquí no hay escasez de comida, ni medicinas, ni papel sanitario. Todo eso es un invento de los medios para desestabilizar. Esa gente que hace cola buscando leche, azúcar, café, harina, arroz, aceite, papel sanitario y jabón para lavar la ropa son agentes del imperialismo norteamericano enviados por el mismísimo Joe Biden que lo único que quieren es dar un golpe de estado.
El recién ascendido Capitán Cabello (quien aspira ser general de tres soles) dijo en la asamblea del PSUV, que “todo cuanto ocurre en las colas hay que verificarlo. ¿Cómo se consigue esa información? metiéndose en la cola (…) hay que observar a las personas que se meten en una misma cola varias veces al día pues con seguridad se trata de revendedores, conocidos en el país como “bachaqueros”, que hacen negocio con el bajo precio de los productos subvencionados para revenderlos luego mucho más caros”.

Otro aspecto, que deben verificar los “Comandos Populares Militares”, según Cabello, “es la discriminación al pueblo al que le impiden la entrada al comercio y le mantienen en colas bajo el sol y, cuando finalmente va a cancelar lo comprado, solo hay una persona cobrando en una caja aunque existan varios puntos para ello”.

Los “Comandos Populares Militares” formados por Cabello saldrán a la calle lo antes posible. En Táchira, el gobernador Vielma Mora juramentará su comando regional este fin de semana. Los espías chavistas y revolucionarios son más modernos. No se esconden. Se juramentan por televisión.